Rob Johnson intenta hacerse con un rebote ante los jugadores del Mallorca Miky García e Isma Torres. | Nuria Rincón

0

Iberostar Mallorca 82

Andorra 86


Iberostar Mallorca (23+15+19+25)
: Isma Torres (18), Marc Axton (2), Carles Biviá (15), Toni Vicens (11), Israel Pampín (3), -cinco inicial- Joan Cabot (3), Miky García (2), Sergio Alonso (15) y Shaun Green (13).
23 de 40 tiros de dos puntos, 9 de 28 en triples y 9 de 13 en tiros libres. 32 rebotes (25 defensivos y 7 ofensivos) y 23 faltas personales.

Andorra (18+21+20+27): Néstor Zamora (14), Rafael Casals (2), James Holmes (2), Pablo Sánchez (20), Rob Johnson (13), -cinco inicial- Jon Santamaría (1), Àlex Ros (15), Andreu Matalí (19) y Daniel Marín (0). 24 de 41 en tiros de dos puntos, 8 de 23 en triples y 14 de 25 en tiros libres. 34 rebotes (26 defensivos y 8 ofensivos) y 18 faltas personales.

Àrbitros: Blanco Castelló y López Herrada. Eliminaron por cinco faltas personales a Carles Biviá, y castigaron con antideportiva a Pampín y Santamaría.


El Iberostar Mallorca se jugará su futuro lejos del Palau d'Esports. El equipo de Xavi Sastre no pudo hacer subir el 2-0 a la serie final por el ascenso a la LEB Oro y se vio sorprendido por un Andorra (82-86) que se adueña del factor pista y obliga a los mallorquines a obtener, al menos, un triunfo en el Principado si quiere forzar un quinto encuentro en Inca, aunque los isleños todavía pueden ascender en feudo del Andorra si se imponen en los dos encuentros que se jugarán en tierras pirenáicas.

Los baleares llevaron la iniciativa durante el primer cuarto, con Toni Vicens como exponente, aunque los de Joan Peñarroya resistieron y plantaron cara, en especial apoyados en un brillante Rob Johnson.

La igualdad se convirtió en una constante a lo largo del segundo parcial. Isma Torres abrió una ligera brecha en favor del Iberostar (29-25), pero el empuje de un Andorra que contó con la inspiración de Zamora, Pablo Sánchez, Matalí -otra vez- y Johnson, permitió que los visitantes se fueran al vestuario en el tiempo de descanso con una mínima renta a su favor en el electrónico (38-39).

Problemas

Las cosas comenzaron a cambiar con el paso de los minutos. El Andorra se encontraba cómodo sobre el parqué y al Iberostar Mallorca le costaba encontrar su lugar. La batuta de Biviá y Alonso fue un sustento notable para los naranjas, mientras que Isma Torres se hizo fuerte en la pintura, junto con un Toni Vicens brillante en el rebote.

Intentaba el Iberostar despegar, y lo consiguió de forma leve (57-51), pero un parcial de 0-8 le dio la vuelta al marcador y al partido en el último suspiro del tercer cuarto, cuando un triple de Néstor Zamora ponía por delante a los andorranos (57-59).

En el parcial decisivo, el Iberostar se colapsó en los momentos claves, aunque no se rindió hasta el bocinazo final. Sergio Alonso asumió el mando de la nave naranja, pero el Andorra se iba haciendo fuerte y confiaba plenamente en sus aspiraciones.

Tras un 2+1 completado por Alonso (69-68), un 0-10 de los de Peñarroya activaba todas las alarmas en el Palau (69-78). En ese momento, el partido se ponía demasiado cuesta arriba para un Iberostar Mallorca que veía como el acierto del oponente y sus errores complicaban el triunfo, pese a que Isma Torres puso a dos a los isleños (79-81). Pero un 2+1 convertido por Pablo Sánchez (79-83, a 30 segundos) pareció sentenciar el encuentro. Entonces, apareció de nuevo Alonso desde 6'75 para poner emoción (82-85), que evaporó Santamaría desde la línea de tiros libres.