Rudy Fernández dedica una camiseta a un joven admirador. | T. Ayuga

0

En plena cuenta atrás para la inauguración de su Campus, Rudy Fernández quiso agradecer con su presencia el apoyo de uno de los patrocinadores de la cita. El escolta internacional recogió en Germóvil, de manos de su director comercial, Francisco Carrillo, un vehículo -Volkswagen Touareg- que le hará más plácida la estancia en su tierra natal.

Todo, en las horas previas a un Draft que esta madrugada ha servido para echar el cierre a la temporada en la NBA. Con su futuro todavía por acabar de decidir, sin descartar el regreso a Europa, Rudy dejó claro que no cierra «a nadie las puertas», aunque no esconde que «un cambio a veces viene bien», en referencia a los rumores que situaban a Toronto y New York como las franquicias que apostaban con más fuerza por un jugador por el que suspira el Real Madrid y que sigue estando en la agenda del Barça, además de otros grandes del viejo continente como CSKA de Moscú o Panathinaikos. Eso sí, Chicago, New Orleans, Washington o Miami también han mostrado su interés por el campeón mundial.

Eso sí, el pequeño de la saga Fernández se mostraba «nervioso» a expensas del Draft, agradeciendo «el interés de algunas franquicias. Lo que quiero es tener minutos. Estoy en manos de Portland y ellos decidirán», aseguraba, a la par que bromeaba sobre el Draft que se celebró esta pasada madrugada. «A lo mejor, me llama mi agente a las cinco de la mañana y estoy en otro equipo».

Presión

Rudy Fernández no esconde que, tras dos veranos en los que su futuro ha estado en el aire, «tengo ganas de que se deje de hablar y quede todo claro. Este verano es muy importante para mi futuro».

Como válvula de escape, pero siempre mirando de reojo lo que pueda haber acontecido la madrugada pasada, Rudy quiere disfrutar de su Campus. «Es una buena manera de desconectar, aunque no lo haga del todo con el baloncesto. Quiero pasarlo bien y disfrutar con los chicos», admitió Rudy, que apuesta por España de cara al Mundial de Turquía.

El poco interés que ha generado el sorteo universitario de este año, ha convertido a la figura del entrenador Phil Jackson y su futuro como el personaje del verano hasta que llegue el culebrón de los agentes libres a partir del próximo 1 de julio. Jackson declaró que le gustaría retirarse, pero que esperará hasta la próxima semana para tomar su decisión final. El once veces campeón de la NBA señaló que recibirá los resultados de otra serie de análisis médicos antes de decidir si terminará su carrera inigualable como entrenador después de haber conseguido 11 títulos de liga, seis con los Bulls de Chicago y cinco con Los Angeles Lakers.