0

La serie definitiva por el ascenso a la ACB entre ViveMenorca y Ford Burgos inicia hoy en Maó (Pavelló Menorca, 21:30 h, IB3 Televisió). El momento más esperado del año en la Isla, deportivamente refiriendo, y también dentro del espectro FEB, alcanza con la disputa del primer punto en feudo menorquín, de los cinco que en máximo precisará el play off para reconocer vencedor y por elevación, al equipo ascensor.
Relativizada su condición de sorpresa desde meses atrás, luego de firmar una regular de lujo (hilvanó hasta 10 triunfos sucesivos) y un trayecto de play offs a superior nivel incluso (liquidó a Cáceres y Melilla), el Burgos aparece como el estandarte de una histórica ciudad, con ningún arraigo en gestas baloncestísticas, pero que paralelamente ha incrementado su dosis de ilusión en torno al grupo de Casadevall a medida que éste aproximaba su rostro con los mejores. «Nuestra ciudad vive momentos espectaculares, es un orgullo estar aquí», afirma el técnico.
Llegados al último eslabón, nadie contempla en la plaza castellana no proseguir con la ascensión que tuvo en la semifinal con Melilla uno de los trances cumbre. Fundamentos en pista, dispone de sobra, aunque su poca presencia en coyunturas de corte similar (segunda vez que dormita en play offs el club de El Plantío, primera en que rebasa la ronda inicial), junto a la aureola que irrechazablemente acompaña al Menorca, reducen su porcentaje en los vaticinios previos a la final. «Buscaremos ventajas desde nuestra filosofía. Ellos son favoritos», admite Casadevall. Mientras, en la Isla, tras un año de marcado contraste, el equipo de Olmos accede al decisivo play off en su mejor situación. Con una recuperada convicción en sus opciones (viene de subyugar al gran favorito La Laguna), de la mano a una apreciable progresión en pista (ha ganado 10 de los últimos 13 compromisos) y con el factor cancha en su rédito (intimidador 19/3 durante el ejercicio), el adjetivo de favorito le pertenece.