El jugador Rudy Fernandez de los Trailblazers de Portland encesta ante los Suns de Phoenix. | Efe

Los Phoenix Suns pusieron punto y final al sueño de los Trail Blazers en los play off por el título 2009-10 y colocaron un punto y seguido en la carrera de Rudy Fernández. La eliminación de la franquicia de Oregón adelanta las vacaciones del escolta mallorquín, que ahora, además de descansar, abre un período de reflexión para redireccionar su futuro. El ex jugador del DKV Joventut ha puesto de manifiesto su descontento con el rol que le ha asignado Nate McMillan en Portland e incluso baraja la posibilidad de regresar a Europa, donde varios de los grandes como el Real Madrid ya se han situado tras sus pasos.
Jason Richardson mantuvo un gran duelo de triples con Rudy Fernández para al final ayudar a los Suns a vencer por 90-99 en el sexto partido de la eliminatoria de la Conferencia Oeste que ganaron por 4-2 al mejor de siete.
Richardson con 28 puntos fue el que rompió el marcador con sus triples en la recta final del partido después que los Trail Blazers habían logrado remontar una desventaja de nueve puntos con la que habían llegado al final del tercer periodo (65-74).
Los Trail Blazers, con los reservas Fernández, Martell Webster y Jerry Bayless, le dieron nuevo vida a los Trail Blazers para romper a la defensa de los Suns con sus triples y conseguir que LaMarcus Aldridge con un tiro de personal lograse empatar el marcador a 76-76 con 8:07 minutos por jugarse del cuarto periodo.
Pero ahí iba a surgir Richardson para anotar siete puntos consecutivos con menos de seis minutos para concluir el partido y se acabaron las oportunidades para que los Trail Blazers pudiesen aspirar al triunfo salvador.
Rudy se mostró triste por decir adiós a la temporada de la NBA. «La temporada se ha acabado, pero es muy duro terminar perdiendo en casa aunque Phoenix ha demostrado ser mejor equipo. Podemos estar orgullosos porque luchamos hasta el final y porque nuestros aficionados nos han apoyado en todo momento, pero aún así es un momento difícil cuando te quedas eliminado», explicó.
Sin embargo, el balear reconoció que este sexto encuentro del 'play-off' fue su «mejor» partido de la serie. «He recuperado confianza en mi juego y he intentado ser agresivo, pero no nos ha servido para ganar, que era lo importante», se lamentó.
«La temporada termina de forma irregular, personal y colectivamente, reflejo de como ha sido todo el año. Las lesiones nos han afectado mucho de forma colectiva. Pero, como he comentado antes, los aficionados y la ciudad de Portland han significado un gran apoyo para mí y para mis compañeros», concluyó el mallorquín.