Imagen del ya extécnico del Atlético Baleares Eloy Jiménez. | ATB

11

El Atlético Baleares ha destituido a su entrenador, Eloy Jiménez, a falta de una jornada para que acabe la temporada. El técnico manchego ya no se sentará en el banquillo blanquiazul en la visita al San Fernando después de que el último empate dejara al equipo pendiente de una carambola para alcanzar su objetivo de clasificarse para los playoffs de ascenso. El fondo y las formas de su último empate ante el Atlético Sanluqueño en el Estadi Balear han precipitado los acontecimientos y han supuesto un cese fulminante.

El Atlético Baleares necesita ganar el último partido y que dos de sus rivales fallen para acceder a las plazas que dan acceso a las eliminatorias de ascenso a Segunda División. Jordi Roger, que ya dirigió al equipo la pasada campaña hasta su cese, asumirá junto a Joan Vich el mando en el último desplazamiento del curso. Será el tercer inquilino del banquillo esta campaña después de Xavi Calm y Eloy Jiménez, que no logró cambiar la dinámica en la que estaba instalado el equipo. Tres victorias, siete empates y dos derrotas dan forma al balance de este último en los doce partidos que ha dirigido al conjunto balearico.

Noticias relacionadas

«Ahora, a falta tan solo de una jornada para el fin de la liga, con el equipo fuera de playoff y no dependiendo de sí mismo, el club considera que es necesario un revulsivo final en el banquillo, para ganar al San Fernando y esperar que los resultados acompañen para clasificarse para el playoff. Existe un pleno convencimiento en la dirección deportiva que hay plantilla de garantías para afrontar un playoff pero que para eso, para tener opciones, todo pasa por ganar al San Fernando y que los resultados acompañen», explica el comunicado del Atlético Baleares, que también deja claro que tanto Jordi Roger como Joan Vich regresaran a sus cargos «pase lo que pase en este último partido o si hubiera alguno más en caso de jugar playoff».

Eloy Jiménez se hizo cargo del Atlético Baleares en la jornada 26 después de que el equipo perdiera en el campo del Linense. Los balearicos eran cuartos con dos puntos de margen sobre el sexto clasificado, pero la racha del equipo llevó a los responsables de la entidad a despedir a Xavi Calm y buscar una reacción a través de un nuevo entrenador. Doce partidos después el ATB es séptimo a un punto de la zona de playoff antes de una última jornada en la que, además de ganar fuera -algo que no logra desde el 13 de febrero-, tendrá que estar pendiente de lo que hagan el Sabadell, el Nàstic y el Linares.

Un bagaje de resultados pobre -peor que el de Xavi Calm- para lo que se esperaba del esprint final, el conformismo en momentos y partidos clave y tanto el planteamiento como los cambios del último duelo ante el Atlético Sanluqueño son los argumentos que han pesado para despedir a Eloy Jiménez, cuyas palabras en la rueda de prensa posterior a quedarse casi sin opciones de playoff también le han pasado factura. El preparador manchego dijo que «no es un fracaso» la situación del ATB. «Hay muchos equipos como el Atlético Baleares, al principio se crean expectativas, evidentemente tenía ilusión, pero al final podía pasar esto», contestó tras un encuentro en el que fue silbado por sustituir a Armando Shashoua tras el malestar que había generado en el club la suplencia de Canario.