El técnico del ATB, Xavi Calm, da instrucciones durante un entrenamiento. | Redacción Digital

1

La visita al Nàstic colocará este domingo (16:00) al ATB frente a uno de los rivales más poderosos como local de la liga y el técnico blanquiazul, Xavi Calm, quiere que los suyos encaren el duelo con la ambición de pelear por los tres puntos desde la solidez y el control.
Cinco victorias y un empate en seis partidos dan forma al balance del Nàstic en el Nou Estadi y el ATB, consciente de a dificultad de la empresa, «ha trabajado para poder ir ahí y controlar el máximo de aspectos que podamos controlar e intentar que ellos no estén cómodos y conseguir tres puntos como siempre hemos hecho», explicó Xavi Calm, que dejó claro que necesitarán mucha fluidez para romper la dinámica de su rival. «Es un equipo muy ordenado, defiende muy bien, tiene muy pocos puntos débiles en cuanto a aspectos defensivos y estamos seguros que nos exigirá mucha circulación rápida», apuntó.

Para el entrenador balearico el partido ante el UCAM Murcia es la referencia sobre la que crecer, sobre todo, por el trabajo en la presión y la precisión con el balón, dos aspectos que se retroalimentan y que marcan en buena medida su idea de juego. «Hacemos una presión muy importante en campo contrario, eso conlleva a un desgaste y muchas veces nos cuenta mantenerla, pero estamos más acertados con la pelota y en la circulación y eso nos permite no tener que hacer tantos esfuerzos defensivos tan seguidos como teníamos que hacer», analizó. «Con más fluidez y más acierto en los pases perdemos menos pelotas y no nos desgastamos tanto físicamente, por lo que los jugadores están más frescos y llegan con más ventajas a las situaciones que queremos», añadió.

Al margen de la progresión positiva en el campo contrario, Xavi Calm considera que el crecimiento defensivo tiene que salir a relucir en un escenario tan exigente. «En los últimos partidos nos han hecho poco peligro, lo que pasa que aquí por poco que te hagan, te pueden marcar. Si que es verdad que estamos sólidos, pero vamos a un campo que tenemos que estar seguros, sólidos y ordenados y trabajar todos en defensa y en ataque. Intentar que nuestras armas puedan afectar al rival el máximo posible», subrayó.