El presidente y propietario del Atlético Baleares, Ingo Volckmann, en una imagen de archivo. | T. Ayuga

16

El Atlético Baleares asienta sus cimientos de cara a un posible salto de categoría y un ascenso a la Segunda División al que optará en apenas unos días. La entidad que preside Ingo Volckmann se prepara para poder afrontar ese reto si se da el caso, y en vistas a adaptar el capital social de la Sociedad Anómina Deportiva (SAD) blanquiazul, ha formalizado una ampliación de capital de ronda los 4’7 millones de euros, tal y como publicaba el pasado 1 de julio el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME).

En el mismo se reflejaba un resultante suscrito de 4.717.500 de euros, un montante con el que la propiedad refuerza su compromiso con el proyecto ante un momento clave para su futuro deportivo, pero también institucional.

Solvencia

El papel de Ingo Volckmann y de la propiedad a la hora de dotar de solvencia del Atlètic Balears ha sido clave para el crecimiento y el asentamiento de la entidad a lo largo de la última década. Con esta medida, la SAD que preside el dirigente alemán da un primer paso de cara a encajar toda su maquinaria dentro de las exigencias que la Liga de Fútbol Profesional, de la que apenas les separan noventa minutos.

Una victoria ante el Cartagena les permitiría retornar a la categoría de plata y dar así mayor validez a una ampliación de capital del Atlètic Balears SAD con la que dotar de solidez a la entidad y ofrecerle músculo económico.