Antonio Luis, ‘Hugo’, Díaz con el presidente, Ingo Volckmann, y su director deportivo, Patrick Messow. | Jaume Morey

1

El Atlético Baleares quiere empezar a combatir con pólvora esa crisis que le mantiene encadenado a los bajos de la clasificación tras media temporada. El club blanquiazul, que intentará aprovechar la ventana de invierno para reformar la plantilla, ya le ha dado la primera capa de pintura al ataque con la llegada de Hugo Díaz, que estará al servicio del equipo de Horacio Melgarejo desde el inicio del nuevo año. El delantero, presentado ayer en Son Malferit, llega para volcar toda su experiencia en el vestuario y acompañar a Gerard Oliva y Álvaro Sánchez en una segunda vuelta llena de curvas y pronunciadas pendientes.

Aunque el objetivo de salida para el ATB no tenía nada que ver con el actual, para Hugo Díaz vestir de blanquiazul supone todo un desafío. «Pedí salir del Mérida por voluntad propia y mi primera opción fue venir aquí, me gustan los retos», asegura el ariete andaluz, que pese a acumular más de dos doscientos partidos en Segunda B se estrenará en las entrañas del grupo III. «Hace dos o tres años que intento venir al Balears, pero por una cosa u otra no se ha realizado y era el momento», desvelaba el futbolista, que tampoco entiende la situación que vive el equipo.
«Hay mimbres para tirar para arriba y la posición es irreal», considera Hugo Díaz. «Hay que ir partido a partido y en las últimas jornadas ya veremos si estamos salvados o si hay opciones de estar arriba. Es anormal que el Atlètic esté ahí en la clasificación. Vi el partido contra el Cornellà y se escapó la victoria en cinco minutos. Cuando estás abajo sale todo mal. Pero para salir de ahí solo vale trabajo y trabajo».

Como la mayoría de delanteros, Hugo Díaz prefiere no hablar de número de goles. «Nunca lo hago ni lo haré», señala. «Peleo cada balón hasta el último minuto, me desmarco, aguanto de espaldas, protejo bien el balón... Son mis características y me puedo compaginar con Gerard y Álvaro», se presenta. En poco más de una semana podrá empezar a demostrarlo.