El segundo entrenador del Atlètic Balears, Guillem Llaneras, realiza observaciones a Nico López durante el encuentro ante el Espanyol B.

3

Cuatro finales para un sueño. Tras 33 jornadas consecutivas entre la nobleza de la categoría, 360 minutos separan al Atlètic Balears de entrar en la puja por el ascenso e incluso de soñar con el título. Los blanquiazules se adentran en el tramo decisivo como líderes dispuestos a defender su posición de privilegio en Sant Andreu y multiplicar sus opciones de éxito en Magaluf.

Después de reconquistar la cima con su victoria ante el Espanyol B y la derrota del Llagostera, el conjunto de Nico López tiene un punto de margen sobre el segundo clasificado y se ha procurado hasta cuatro sobre el quinto. El vestuario contempla que atrapando cinco puntos estarán en el bombo de las eliminatorias, pero tiene claro que el título solo es posible ganando todos los partidos.

La primera defensa de la cima llegará en Sant Andreu, donde los catalanes se juegan sus opciones de salvación y los mallorquines conseguir sus primeros puntos a domicilio en la segunda vuelta para soñar con el título.

Fortaleza

La clave del éxito blanquiazul pasa por Magaluf, donde los isleños se mantienen invictos y recibirán a un rival directo como l'Hospitalet en el encuentro en el que podrían apalabrada su participación en el playoff. El siguiente fin de semana el ATB jugará el derbi ante el Constància también en Magaluf, mientras que disputará la última jornada ante el Ontinyent. En estos dos episodios finales los isleños podrían toparse con dos rivales en una situación agónica en la lucha por la salvación o ya descendidos.

El Llagostera se presume como el aspirante con el mejor calendario al disputar tres partidos en casa, mientras que l'Hospitalet podría tener la agenda más comprometida con tres salidas.

La igualdad se extrema con el 'gol average'. El Atlètic, que aún debe recibir a l'Hospitalet tras caer 5-2 en la primera vuelta, lo tiene perdido con el Llagostera e igualado con el Alcoyano y el Elche Ilicitano, por lo que habría acudir a la diferencia de goles a final de curso. El filial también podría estar pendiente de la salvación del primer equipo.