Casi 400 personas, entre socios y aficionados del Atco. Balears acudieron a una asamblea que pasará a la historia. | M. À. Cañellas

4

El nuevo futuro del Atlètic Baleares empieza hoy. Ayer noche, los socios dieron un respaldo absoluto a la petición de Fernando Crespí de convertir el club en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y 285 de ellos votaron a favor de dar este paso histórico en la larga singladura del club blanquiazul. Con sólo 4 votos en contra y 3 abstenciones, la entidad inicia una nueva etapa, bajo la dirección de un consejo de administración presidido por Fernando Crespí y con el incondicional apoyo de Inverfútbol y en especial de Bartomeu Cursach. De hecho, el empresario mallorquín se llevó una de las grandes ovaciones de la noche, con la gente puesta en pie, y agradeciendo su aportación clave en favor de la entidad blanquiazul.


Cada acción tendrá un precio de 1.000 euros y el plan previsto es cubrir al cifra de un millón de euros de capital social. La primera fase es dar oportunidad a cada socio para que adquiera como mínimo una acción. Si no se llega de esta forma al millón de euros, se dará la opción de que los socios que lo deseen adquieran un número ilimitado de acciones y si en esta segunda fase no se alcanza el capital previsto, entonces se abrirá un plazo libre para todos aquellos que deseen ser accionistas del club puedan adquirir títulos, aunque no sean socios. Fernando Crespí aseguró que la junta trabaja en un «proyecto ambicioso» e insistió en que la intención es fraccionar al máximo la venta de acciones para democratizar también todo lo posible el club, que a partir de ahora tomará sus decisiones en junta de accionistas. El Atlètic mira hacia arriba. Su futuro empieza hoy.