Terminó el estado de alarma

Sin haber desescalado del todo, finalizó el estado de alarma en España, una fórmula de duermevela de la vida. Pero, sin embargo, no retomamos la normalidad o la nueva normalidad.

El Tercer Mundo muere y la sociedad del primero no hace nada para poner remedio a la tragedia. Aquí mejoramos y parece ser suficiente para cerrar los ojos.

Sin embargo, en España también siguen confinadas miles de personas. Familias con miembros de grupos de riesgo, personas con problemas de salud mental a raíz de la falta de conciencia social y trabajadores que han perdido sus empleos, por poner algunos ejemplos.

El estado de alarma termina, pero, sin embargo, la pandemia no.