El Faro de Portocolom, uno de los más bonitos de la isla de Mallorca. | Ana Haro

El faro es un elemento marítimo clásico, y a una isla con una situación tan estratégica como Mallorca no le falta ninguno, en concreto cuenta con un total de 14 luces. Aunque su principal función es orientar a los barcos, muchos faros destacan por la singularidad de su construcción y su ubicación en lugares con gran atractivo turístico, histórico y patrimonial. La mayor parte de los faros de Mallorca se construyeron a mediados del siglo XIX, dado que el país se encontraba en un pésima situación en cuanto al alumbrado de sus orillas y se llevó a cabo un plan de mejora. Aquí podrás descubrir las paradas obligatorias en el litoral mallorquín.

Faro de Cap de Ses Salines

En el punto más al sur de la isla de Mallorca se encuentra el Faro de Cap de Ses Salines. Situado prácticamente al nivel del mar en un lugar remoto, desde él puede observarse a la perfección el cielo estrellado en noches despejadas. Actualmente, sus instalaciones están ocupadas por el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, realizándose desde el mismo investigaciones sobre el litoral mallorquín. Además, fue pionero al ser el primer faro en España que funciona mediante paneles solares.

Faro de Formentor

Noticias relacionadas

El Faro de Formentor se encuentra en una idílica situación en el extremo norte de la isla. Se trata de uno de los faros más especiales del archipiélago balear, ya que por su excelente ubicación se puede ver la puesta de sol. Su belleza es difícil de igualar, por lo que suele estar muy frecuentado en los meses estivales, fechas en las que solo se puede subir en autobús de 10 a 22,30 h. Asimismo, el recorrido hasta el destino final es igual de impresionante: montañas, bahías y acantilados a ambos lados de la carretera.

Faro de Capdepera

El Faro de Capdepera, situado en el occidente de Mallorca, es el encargado de vigilar el Canal de Menorca, y en los días que clarea se puede atisbar la isla vecina al otro lado del Mediterráneo. Dada su orientación y su situación sobre un acantilado, es un enclave ideal para ver el amanecer. Al faro se llega a través de una estrecha y sinuosa carretera. Debido a que la zona está castigada con fuertes vientos, antiguamente solían haber muchos naufragios.

Faro de Portocolom

Sobre la punta Es Raconàs se alza el Faro de Portocolom, uno de los más fotogénicos de la isla por sus características rayas blancas y negras. Además, se ve desde todas las partes de Portocolom, el pueblo con el mismo nombre, que también posee un encanto estremecedor. La estampa más conocida es la que podemos tomar desde el Arc Natural de la Cova Foradada situada cerca de la calle del Bergantí en Portocolom. Uno de los hitos históricos de este faro fue la ocupación alemana que tuvo lugar el 6 de noviembre de 1937 en la Guerra Civil.