La tendencia que comenzó el verano pasado de priorizar las estancias vacacionales en chalets y apartamentos alquilados ha impulsado, según la OCU, las estafas en este sector. | Daniel Espinosa

0

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ofrece unos consejos prácticos a los veraneantes que al llegar a su destino vacaciones se encuentren con apartamentos inexistentes, intentos de phishing o, simplemente, alojamientos en peores condiciones de las acordadas, entre otros tipos de fraude.

La tendencia que comenzó el verano pasado, por la que los españoles priorizan su estancia vacacional en chalets y apartamentos alquilados, frente a los hoteles, para garantizar una mayor seguridad frente al coronavirus por estar menos expuestos al contacto con otras personas, ha impulsado, según la OCU, las estafas en este sector.

La organización de consumidores recuerda el caso de la empresa Dream-Travel, que ha dejado sin alojamiento a miles de usuarios que, «atraídos por las casas apetecibles a precios irresistibles», han realizado una reserva por transferencia bancaria a cambio de un inmueble inexistente.

La OCU advierte que «aunque el mayor riesgo está asociado con alojamientos que en realidad no existen, hay un alto porcentaje que, aun correspondiendo a una casa real, no son veraces sobre las condiciones que ofrecen en sus anuncios».

Si la falsedad es de tal envergadura que el consumidor no sólo no pudo disfrutar de la estancia sino que ni si quiera pudo reclamar al anunciante, el consejo de OCU es denunciarlo ante la policía o al grupo de delitos informáticos de la Guardia Civil y que así se pongan los medios para que estas situaciones no se repitan.

Otra circunstancia relativamente habitual es que el estado de la vivienda no se corresponda con el acordado, en cuyo caso el arrendatario debería reclamar, adjuntando las fotografías y las condiciones reflejadas en el anuncio: bien al propietario, si no hubo intermediarios, bien a la plataforma o a la agencia, si se contrató a través de alguna de ellas.

Las comunidades autónomas están dispuestas a imponer sanciones a quienes incumplan la regulación o perjudiquen la imagen del turismo en su comunidad, por lo que OCU aconseja presentar una denuncia ante la Dirección General de Turismo de la correspondiente comunidad autónoma.

Cuando las fotos difieren sustancialmente de la realidad, tanto que la elección del consumidor habría sido distinta, OCU aconseja que se denuncie la falsedad ante la web de anuncios.

Estas plataformas suelen tener un canal de atención habilitado para las denuncias o quejas de los usuarios, ya sea vía correo electrónico o por teléfono. Asimismo, los usuarios deberían dejar sus comentarios en el anuncio para ayudar a otros buscadores de vivienda que no caigan en la misma trampa.