Pas des Gat a Puigpunyent. | Emilio Alonso

0

El amigo Pep Torrens, nos llevó a recorrer ese ignoto itinerario, como un trabajo más de su exitosa e incansable campaña de ‘arqueología de caminos y pasos’. En Mallorca los topónimos se repiten con frecuencia, y este es el caso del ‘Pas del Gat’, pues al menos yo ya sé de tres: éste, el que está junto a Sa Foradada, y uno que creo se sitúa en la marina de Llucmajor. Y para quien esté interesado en saber más de esta zona, recomiendo el magnífico libro del amigo Tomàs Vibot,Superna, editado por el Ajuntament de Puigpunyent.

Duración: Unas 3h.10’.
Dificultad: Algo Difícil. Técnicamente no existe ninguna dificultad. Pero a pesar de que ahora, gracias a Pep Torrens, hay hitos y flechas rojas, no es fácil seguir los restos de camino hasta el Paso, y menos progresar por la selva de carrizos, acebuches y otras hierbas, del penúltimo tramo del itinerario.
Equipo: Equipo de media montaña.
Agua: No hay en todo el recorrido.
Ayuda: En la edición 2011-2012 del mapa de Alpina Tramuntana Sud, figuran los caminos principales de la zona, pero no el itinerario antes y después del Paso.

Podemos aparcar los coches en el Camí de sa Vela, en Puigpunyent, ya cerca de la carretera Ma 1101 en dirección a Esporles. Vamos pues por dicha carretera, dejando enseguida a la izquierda el Camí Vell d’Estellencs o de Son Fortesa, por donde regresaremos. En este primer tramo la carretera, aún recibe el nombre de Carrer des Garrover de ses Sabates, en referencia a un algarrobo junto al cual la gente de Superna, se ponía los zapatos cuando iban a Puigpunyent, y a la vuelta se los volvían a quitar para no estropearlos.

Subimos unos 10/12’ por el antipático asfalto de la carretera, hasta que ésta -Km. 1,900 realiza la segunda curva cerrada a la izquierda (unos metros antes, a la derecha, habremos visto un aljub). A la derecha de la curva tenemos una verja y un poste indicador de madera que reza ‘es Grau’. Aquí se inicia el antiguo camino, ahora muy seccionado por la moderna carretera, por el que iremos subiendo Norte. Pasamos por un viejo portillo sin barrera; dejamos una gran casa moderna (05’) a la izquierda; en 03’, en un cruce de senderos, seguimos recto, no a la derecha; y en otros 02’ salimos de nuevo a la carretera. Caminamos unos metros por ella y, a los 06’, entre los mojones kilométricos 3,100 y 3,200, una estaca de madera a la derecha, nos indica un corto tramo del viejo camino, por el que saldremos de nuevo al asfalto enseguida (01’) junto al Hm. 4.

Muy pronto (01’) una nueva estaca indicadora, nos señala que hemos de dejar de nuevo la carretera por la derecha, por un tramo precioso del antiguo camino. Desembocamos una vez más en el asfalto (03’) y vamos recto, hasta donde la carretera hace una curva pronunciada a la derecha (04’). Entonces una tercera estaca de señales, nos indica que hemos de continuar recto, por un trozo muy empinado del viejo camino, para salir por última vez a la carretera, unos metros antes del Coll des Grau (05’). Unos metros después del collado, cuando la carretera gira a la derecha (02’) en descenso, la hemos de abandonar por la izquierda, junto a unas casas modernas, siguiendo los carteles que indican ‘Sa Comuna (Sa Campaneta)’ y ‘Son Fortesa’.

Por este nuevo y ancho camino de carro, caminamos hacia el Noroeste. En 05’ dejamos a la derecha, las modernas verjas de entrada a Sa Comuna de Superna. En 03’ ignoramos a la derecha un portillo cerrado. Y en 05’, también a la derecha, obviamos el portillo tras el cual, se inicia el antiguo camino de Sa Campaneta. En otros 09’ cruzamos las verjas de entrada al agroturismo de Sa Campaneta (si están cerradas, las hemos de volver a dejar tal cual). Continuamos por el bonito camino de carro. En unos 04’/06’ veremos que a la izquierda del camino hay grandes escopidors (guardac antones) y, a la derecha, un poco en lo alto, una pared medianera. En el camino, unos metros más allá de la pared ¡atención! a la izquierda del camino, un par de metros a más bajo nivel, veremos otra pared medianera perpendicular a nosotros. Si nos fijamos bien, también divisaremos un hito más abajo e, incluso, en el muro de sostenimiento de nuestro camino, una f lecha roja (hay que asomarse bien para verla).

Abandonamos el camino y bajar a la izquierda hacia un torrente. En unos 06’ (hitos y f lechas rojas) alcanzaremos el cauce del mismo, en el cual podemos ver, a la izquierda, una cuixera (larguero o guiadera) de madera sin acabar y de unos 6 metros de largo. Seguimos descendiendo por el lecho del torrente y, en 03’, llegaremos a una sitja.

Pared a la derecha.

Un hito y una f lecha nos indican que hemos de ir a la derecha. Casi sin darnos cuenta, el camino/sendero nos lleva de nuevo al cauce, en el cual (06’) daremos con otra sitja y una barraca, y donde el camino vuelve a salir por la derecha, ahora más llano. Pero ¡ojo! porque casi enseguida (01’) hemos de dejar lo que parece ser la continuación del camino, y bajar por la izquierda (hito y flecha roja). Vamos descendiendo unos 06’ y ¡al loro! pues al llegar a una pequeña explanada de carrizos, una flecha roja nos advierte que hemos de girar a la izquierda. Pasamos sobre una especie de cornisa (02’), y a la derecha vemos restos de un muro de sostenimiento, que nos ayuda a bajar por una canal rocosa, estamos en el Pas des Gat. Este Paso, según Tomàs Vibot, servía como alternativa para ir de Son Fortesa a Superna, salvando la pared acantilada a través de un freu (estrecho desfiladero). Bajamos por el Paso y, enseguida a la izquierda, tapada por un gran pino caído y seco, ignoramos una grieta o fesa. Superado el Paso (02’) vamos a la izquierda, en ligera subida, por restos de un camino, para visitar la grieta (02’) por su parte baja ¿debía transcurrir por estafesael Paso en sus orígenes? Unos metros más a la derecha (Este) de la entrada a la grieta, hay una cueva formada por grandes rocas caídas, con unos escalones rocosos para subir a la misma. También hay una hermosa hiedra, que trepa por una enorme roca. Todo lo cual le da a este rincón, un sabor muy especial.

Recuperamos nuestro itinerario a los pies del Paso, y seguimos descendiendo Suroeste. En 02’ pasaremos, a la derecha, bajo las ramas de un gran pino caído. Al otro lado veremos, a la izquierda un palmito de grandes dimensiones, y enfrente una flecha roja en una roca, cuya dirección seguiremos. Ahora entramos en una zona de altos bancales, extremadamente cubiertos por cientos de carrizos y pinos caídos, que nos dificultan mucho el paso.

Hemos de ir descendiendo los bancales, Sur, por un senderillo muy borroso, buscando los extremos de sus altos muros, guiados por algunos hitos, flechas rojas, y nudos que hicimos en algún que otro carrizo (una forma antigua de fitar,en las zonas de carrizos). Si todo va bien, en unos 30’ llegaremos, por su derecha, a una baja pared transversal a los bancales, y pasamos a la parte izquierda de la misma, junto a un acebuche con las ramas cortadas. Tomamos un camino en bajada con un hito en el centro, que nos llevará (03’) a desembocar perpendicularmente en otro, junto a unos campos de cultivo con higueras. Estamos en el Pla de sa Vinyeta.

Nosotros tomamos a la izquierda por el nuevo camino (también podríamos ir por la derecha, pero es un poco más largo y, además, pasa por la misma Casa Nova). Caminamos bordeando los campos de cultivo, dejando algo alejada, al otro lado del torrente, la Casa Nova (23’). Pasamos dos portillos con barreras. Y, en 04’, cruzamos, a la derecha, un puente con barrera, dos grandes troncos a modo de barandilla, y un cartel de ‘Prohibido el paso’. Desembocamos en el asfaltado Camí Vell d’Estellencs, por el cual vamos a la izquierda (por la derecha iríamos a Son Fortesa). En 03’ pasamos por un puente, en otros 08’ cruzamos una barrera metálica y, en 03’ más, alcanzamos la carretera a Esporles, por donde hemos ido hace unas horas, muy cerca de donde tenemos los coches aparcados.

Anotación: La información ha podido quedar desactualizada. Ante posibles dudas, puede contactar con el Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat).