Puig de Sant Salvador: el camino de la ‘passio imaginis’. | Tomàs Vibot

1

La subida a pie al Puig de Sant Salvador de Felanitx (509 m), pese a ser breve y fácil, ofrece numerosos alicientes: la montaña no sólo tiene una dilatada historia, sino que las leyendas, el paisaje y el patrimonio la dotan de un innegable atractivo.

Duración: 2h.
Dificultad: Baja.
Equipo: Media montaña.
Agua: Sí (cima).
Ayuda: Mapa ING.

➡ Inicio

Nos ponemos a caminar en la Creu del Camí del Puig, situada en la base de la montaña, junto a la carretera (Ma-4011) que sube al santuario. El monumento está coronado por un capitel con relieves de santos y las figuras de la Virgen y de Cristo.

➡ Sa Capelleta

Los primeros metros de la carretera se pueden evitar gracias a dos tramos cortos de sendero. Metros más arriba, en una curva, arranca un tramo del camino viejo, que aún muestra restos del empedrado. Después de una curva, se llega a Sa Capelleta, donde la tradición narra que un pastor, conducido por una señal celestial, encontró la imagen de la Virgen. El diseño de la capilla es de Antoni M. Alcover y se levantó en 1910.

➡ Via-crucis

Pasada la capilla, sigue un tramo que nos llevará hasta la primera estación del Via Crucis. A partir de este punto, estos monumentos nos acompañarán hasta la cima.

Santuario de Sant Salvador desde el Mirador de Lluny.

➡ Creu des Picot

El camino es interceptado en tres ocasiones por la carretera antes de llegar al Puig des Milà (478 m), donde se alza la grandiosa cruz llamada de Es Picot. Hay noticias de que a finales del siglo XIX ya había una cruz de madera. En 1927 fue sustituida por una hierro, que un temporal derribó. En 1951 se construyó la actual. Las vistas desde este otero son magníficas. Hacia levante se extiende una de las possessions más emblemáticas de la zona: Es Fangar.

➡ Santuario

Desde aquí, en un último esfuerzo y después de usar dos atajos más, nos situaremos en la gran explanada de la cima, que sirve hoy en día de aparcamiento. En el extremo sureste se levanta el espectacular monumento del Cristo-Rey, obra de Tomàs Vila (1934). En su base se encuentra el Mirador de Lluny.

En el otro extremo se encuentra el edificio que acoge el antiguo hospicio y la iglesia. La primera referencia documental es de 1348, cuando el rey Pere IV otorgó licencia para construir en este punto una capilla bajo la advocación del Salvador. Del interior del templo no debemos perdernos la imagen de la Virgen y el retablo de la Passio Imaginis , obrado en piedra (siglo XV).