0

Uno de los trastornos relacionados con el sueño más frecuente entre la población general es el insomnio. La imposibilidad de conciliar o de mantener el sueño durante la noche, «así como la presencia de despertar precoz o sueño no reparador repercute en la posterior vigilia del paciente y puede ser causa de múltiples trastornos que afectan a la calidad de vida», detallan en la Sociedad Española del Sueño (SES).

Aunque el insomnio puede deberse a múltiples causas, una de las más habituales es el estrés. «Influye de forma negativa porque hace que nuestro sistema nervioso simpático, que reduce su actividad al acostarnos, esté siempre alerta impidiéndonos dormir bien", destaca el doctor Juan Carlos Ocaña, especialista en fitoterapia. De hecho, según una encuesta elaborada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO), el 80% de las personas participantes duerme mal por culpa del estrés.

Por esta razón, los expertos aconsejan mantener una serie de hábitos para favorecer la higiene del sueño como no utilizar dispositivos electrónicos antes de ir a dormir, establecer un horario regular de sueño o practicar deporte de forma regular. Existen, además, remedios caseros basados en plantas con propiedades medicinales que pueden favorecer la relajación y contribuir a conciliar el sueño.

Una de las infusiones más recomendadas es la de pasiflora. Esta planta se utiliza «para tratar o mejorar la calidad del sueño» y «tiene un componente de actividad ansiolítica por lo que combate el estrés y nos ayuda a dormir», explica la vicepresidenta de INFITO y profesora de Farmacología, Teresa Ortega.

Como subrayan desde los laboratorios Arkopharma, la pasiflora contiene flavonoides y alcaloides «que son los responsables de su efecto en los trastornos del sueño, restaurando progresivamente un sueño reparador y de calidad». Junto con la amapola de California, son plantas que ayudan a mejorar el insomnio y a reducir el nerviosismo. Además, se pueden consumir a través de preparados farmacéuticos.

La melisa es otra planta natural que posee efectos ansiolíticos y que «actúa sobre el aparato gastrointestinal disminuyendo el dolor abdominal, por lo que nos ayuda a hacer la digestión contribuyendo a mejorar la calidad del sueño», añade la profesora Teresa Ortega

Una de las infusiones más tradicionales para tomar antes de ir a la cama es la de valeriana, que «al actuar sobre receptores benzodiacepínicos favorece la conciliación». En cualquier caso, conviene utilizar estos preparados naturales en infusión o en pastilla siguiendo el consejo de los profesionales, como los farmacéuticos.

Otra de las plantas medicinales más recomendadas es el espino albar. «Gracias a sus propiedades cardiotónicas y sus efectos vasodilatadores, puede resultar útil en caso de arritmias cardíacas», añaden en los laboratorios Arkopharma. Para favorecer el sueño, esta planta ejerce «una actividad sedante del sistema nervioso central» y alivia el nerviosismo y la tensión «que pueden venir acompañados de palpitaciones».

Por último, la pavolina es una hierba que suele utilizarse para recuperar el sueño debido a los alcaloides y a su efecto sedante. Contribuye a calmar los nervios, la ansiedad o la irritabilidad.