El aula de demostración se llenó en la medida de las posibilidades de aforo impuestas por la COVID-19. | T. Ayuga

0

El batch cooking se podría traducir como cocinar por lotes. El concepto hace referencia a que se pueden preparar en apenas dos o tres horas los platos que se consumirán a lo largo de la semana. La cocinera y profesora del Escola d’Hoteleria de les Illes Balears (EHIB) Margalida Castells impartió ayer un taller teórico-práctico sobre esta moda que cada vez gana más adeptos. «El batch coocking es perfecto para aquellas personas que quieran comer sano, pero que no dispongan de mucho tiempo para cocinar cada día.Entonces, lo más habitual es aprovechar una mañana o una tarde del fin de semana para cocinar para toda la semana», explicó.

Para desarrollar bien esta idea es importante tener en cuenta una serie de premisas como disponer de un frigorífico ordenado y con espacio suficiente para guardar y conservar las preparaciones; contar con tuppers y tarros de cristal limpios y que cierren bien para conservar las preparaciones durante la semana, así como utensilios de cocina suficientes para poder hacer a la vez varias recetas. También es importante planificar las recetas y hacer la lista de la compra con todo lo necesario, y cocinar con un orden y con sentido práctico que permita avanzar a la vez con varias recetas. «Este último es el aspecto clave porque es el que permite ahorrar tiempo», destacó Castells, que preparó una serie de menús con productos de temporada como calabazas, calabacines, harinas integrales, legumbres, pollo y salmón como alimentos principales.

«Se trata de que con los mismos productos se hagan recetas diferentes para no parecer que comamos lo mismo.Además, de esta forma aprovechamos, por ejemplo, todo el pollo y evitamos que se desperdicie comida». En el taller también participó la profesora y dietista de la EIHB Mar Nafría, quien destacó el carácter saludable de este concepto en el que, por ejemplo, no suele haber frituras.