Cómo reformar una cocina pequeña.

Puede que pienses que no tener demasiado espacio es incómodo, pero busca los aspectos positivos: por ejemplo, podrás solicitar un minicrédito para una reforma y que no se te vaya el presupuesto.

Por esto, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a la hora de darle un nuevo aire a una de las zonas más importantes de una casa. Cuando las medidas son más cortas, el nivel de detalle debe ser más fino para elegir exactamente lo que se necesita. Sigue leyendo y descubrirás todas las posibilidades que puedes utilizar en tu cocina.

Consejos para reformar tu cocina pequeña

Se pueden conseguir grandes cosas en una cocina pequeña. Necesitarás algo de imaginación y una buena cinta métrica para que todo encaje, pero ya estamos nosotros aquí para ofrecerte un poco de ayuda si buscas la mejor solución.

    1. Utiliza espacios abiertos

No hace falta vivir en un ático en mitad de Manhattan para disfrutar de una vivienda casi sin paredes. Si tu casa es pequeña (y, por tanto, la cocina), aprovecha para ganar amplitud eliminando elementos visuales tan potentes como un muro. Ganará también en comodidad para moverte de un lado a otro.

    1. Apuesta por un diseño moderno

Planifica el diseño de tu cocina por adelantado para aprovecharla al máximo, y toma algunas ideas que te ayudarán: no incluyas más de tres materiales (uno para el suelo, otro para las paredes y otro más para los muebles), utiliza superficies brillantes (reflejan la luz y aportan amplitud), elige colores vivos y tonos claros (aportan un toque alegre y puedes combinarlos con pequeños detalles) y, si quieres, incorpora un espejo (aunque en esta zona de la casa no sea habitual verlos).

    1. Haz un uso de puertas correderas

Las puertas convencionales tienen un gran espacio delante y detrás que puede quedar desaprovechado si nuestra cocina es pequeña. Este elemento, importado de la cultura asiática, se convierte en indispensable para ganar unos centímetros de amplitud. Si, además, está fabricada con algún material translúcido, tendrás luz natural y la sensación de mayor tamaño.

    1. Instala la fontanería adecuada

El espacio del fregadero suele ser muy grande y habitualmente ocupa más espacio del que luego necesitamos en el día a día. Ya muchas marcas salen al mercado con modelos que incluyen un único seno y la grifería abatible, hazte con uno de estos y conseguirás tener más hueco para el resto de elementos de la cocina.

    1. Encarga muebles a medida

Puede que hayas pensado en muebles de tamaño estándar por su facilidad a la hora de instalar o su precio; pero si quieres darle uso a cada centímetro de tu cocina, busca muebles a medida. Busca inspiración en webs y revistas, y podrás ganar espacios de almacenamiento y evitar rincones sin acceso que no tienen utilidad. Además, elige tiradores pequeños o incluso muebles que no los necesiten. Son una verdadera molestia cuando no tienes mucho espacio.

    1. Compra electrodomésticos adecuados

En los últimos años, muchos fabricantes han adaptado sus electrodomésticos con versiones más pequeñas y perfectas para cocinas no muy grandes. Mantén un equilibrio entre funcionalidad y un acabado bonito y, si puedes, trata de hacerte con electrodomésticos de varias funciones: horno y microondas, lavadora y secadora… Haz que el mobiliario y los aparatos tengan el mismo acabado para ganar espacio visual.

    1. Mantén organizada tu cocina

El último consejo es que, lo más importante es el orden. Si tu cocina no es muy grande, en cuanto dejes un par de elementos fuera de sitio te verás sin espacio. Elimina todos los obstáculos que te molesten al cocinar, y utiliza las paredes para baldas, colgadores, decoración funcional… Cada cosa en su sitio.

¿Debo reformar mi cocina?

Hacer reformas en casa conlleva muchas veces unos días de incomodidad y ajetreo, pero el resultado merece la pena. Se consigue ampliar los espacios de nuestra cocina, distribuir los muebles y electrodomésticos a nuestro gusto, ganar luminosidad en las áreas de trabajo…

Al fin y al cabo, cuando se cambia la zona de la cocina se quiere siempre ganar en funcionalidad y confort, pues se prepará la comida más a gusto. Analiza tus necesidades antes de empezar el proyecto y potencia las cualidades de esta estancia para que te sea más fácil cocinar cada día.

Si vas a optar por la cocina americana o abierta, ten en cuenta la estructura de tu vivienda y las posibilidades que tienes; ya que habrá muros o pilares que no puedas eliminar. Eso sí, tendrás la cocina y el salón integrados en un solo espacio, consiguiendo que la luz se mueva sin obstáculos y con una sensación de amplitud multiplicada.

Con estos trucos para reformar una cocina pequeña ya tienes varias ideas desde las que empezar a trabajar en el nuevo proyecto. Busca entre los rincones para ganarle unos centímetros a cada elemento y conseguir armonía entre todos ellos, pero también funcionalidad. Ahora te queda plasmarlo sobre el papel y darle un cambio a tu casa.