Un lugar para refrescarse

| Palma |

Valorar:
preload
El saledizo techado de madera le aporta un plus de personalidad.

El saledizo techado de madera le aporta un plus de personalidad.

R.D.

Desde la milenaria tradición del impluvium que etruscos, griegos y romanos tenían en el centro de sus casas para recoger el agua de la lluvia hasta la alegre costumbre andaluza de colocar una fuente en el patio, rodeada de flores, el ser humano siempre ha deseado aportar una nota de frescor a su vivienda en los días más calurosos del verano mediterráneo.

Actualmente el escaso tamaño de las viviendas y la predominancia de los bloques de pisos impide a la mayoría disfrutar de este lujo, pero siempre hay quien puede permitírselo por contar con un terreno ajardinado, un patio o una gran terraza trasera. Incluso cuando no se tiene tierra bajo los pies puede optarse por elevar la estructura con un resultado nada desfavorable.

En todos estos casos, y si los metros cuadrados lo permiten, un estanque o pequeña piscina será como hacer un sueño realidad, añadiendo un valor indudable a la zona ajardinada. Las posibilidades son infinitas y, aunque mayoritariamente estas piscinas urbanas no sirvan para practicar la natación por su limitado tamaño, sí ejercerán a la perfección su función de refrescar el ambiente, solazar la vista y permitirnos pasar un rato en remojo. Desde el punto de vista del diseño las variaciones son infinitas, desde el más tradicional camino de agua o estanque marroquí, con su colorido azulejo, hasta el más contemporáneo estilo Miami, pasando por el de carácter mediterráneo, de acabado más rústico, o bien los que recuerdan al trópico, tanto caribeño como balinés.

A la hora de elegir una forma u otra, mandará el espacio disponible, el gusto personal del propietario de la casa y el aire que queramos darle al ambiente, porque el cuerpo de agua será determinante en el estilo final del diseño. Materiales como la piedra y la madera y también la profusión de plantas o bien el minimalismo más absoluto, terminarán de crear el ambiente deseado.

La pared de cristal retráctil permite disfrutar del estanque con cascada.

Ambiente árabe, en un patio con altas palmeras.

Estilo mediterráneo, con higuera y rodeada de piedra sin pulir.

Estrecha y larga, en un patio trasero con aires mejicanos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.