El lujo de un 'lounge' exterior

| Palma |

Valorar:
MEDITERRÁNEO. Con pocos medios y casi de forma improvisada se ha creado aquí una terraza muy apetecible, con sombra de cañizo, una hamaca, un banco de obra encalado, un par de pufs de mimbre y una pequeña mesa de hierro pintada de rojo.

MEDITERRÁNEO. Con pocos medios y casi de forma improvisada se ha creado aquí una terraza muy apetecible, con sombra de cañizo, una hamaca, un banco de obra encalado, un par de pufs de mimbre y una pequeña mesa de hierro pintada de rojo.

Archivo

El clima mediterráneo regala varios meses consecutivos en los que es posible disfrutar de la vida al aire libre con total libertad porque las temperaturas son cálidas o agradables y la lluvia apenas hace acto de aparición. Quizá la primavera tardía y el inicio del otoño sean las épocas más apetecibles para vivir en terrazas y porches, porque el calor no es tan intenso y la vegetación vive una era dorada.

No todo el mundo tiene el privilegio de gozar de suficiente espacio en un patio, terraza, porche o jardín, pero quien más quien menos tiene al menos un balcón donde tomar un café, charlar con amigos y familiares y dedicarse unos minutos de relajación al final del día. La clave para vivir con intensidad estos espacios es dedicarles mimos y atenciones decorativas del mismo modo que haríamos con un espacio interior.

A menos que dispongamos de un sitio enorme que nos exija costosos muebles de exterior, en espacios medianos y pequeños será necesaria una mínima inversión y sí mucha imaginación y cariño para crear una atmósfera relajante, alegre y desenfadada donde practicar eso que los italianos llaman el dolce far niente y que los anglosajones designan con el término lounge. Unos asientos, que pueden ser pufs, hamacas, cojines, sillones o bancos de obra o de madera, alguna pequeña superficie para dejar las tazas y el libro que estamos leyendo, color en forma de cojines, pareos, banderines, farolillos, guirnaldas led o macetas pintadas, y alguna planta que aporte una dosis de vitalidad serán suficientes para hacer magia.

Estilo contemporáneo, con madera y piedra, para una porche con televisión y chimenea.

Dos coloridos pareos cubren el techo y dos alfombras el suelo, creando una atmófera hippy.

Un banco antiguo de madera cubierto con un colchón y cojines bajo la pérgola de aires rústicos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.