El popular azulejo de metro

| Palma |

Valorar:
preload
Como contrapunto a lo más clásico están los azulejos de metro en negro, con la lechada blanca.

Como contrapunto a lo más clásico están los azulejos de metro en negro, con la lechada blanca.

Archivo

Llegaron a las casas de decoración hace un par de años a consecuencia de la gran demanda de aficionados que habían visto estos azulejos en los populares programas de televisión sobre reformas. Estos espacios, producidos en Canadá y Estados Unidos, suelen dedicar una gran importancia a las cocinas y cuartos de baño y crean estancias realmente impresionantes.

En muchas de ellas el protagonista absoluto es este tipo de baldosas pequeñas, de 15 por 7,5 centímetros, en blanco, lisos y con brillo en su versión más auténtica. Su nombre se debe a que desde que se crearon, a principios del siglo pasado, cubrieron las paredes de las estaciones de metro. En la actualidad esta versión es la más vintage, pero se han incorporado al mercado infinidad de variables que lo convierten en más sofisticado, elegante, rústico o de estilo industrial, según el acabado. ¿Por qué elegirlos? Su sencillez, que nunca pasará de moda, su durabilidad y resistencia y su capacidad para adaptarse a cualquier estilo son razones poderosas.

En cocinas y cuartos de baño las baldosas biseladas nos darán más quebraderos de cabeza a la hora de mantener la limpieza, así como las lechadas blancas, que hay que cuidar con esmero. Combinan perfectamente con otros materiales, desde el mármol o el granito a la madera y la cantidad de colores con que se fabrican aporta casi infinitas opciones a la hora de decorar.

El más clásico es el azulejo de metro blanco y liso con brillo, que aporta un aire ‘vintage’.

Las baldosas con color añaden personalidad, especialmente cuando la cocina es blanca.

Distintas opciones. El azulejo de metro ha incorporado diversos acabados, como el metalizado, con la lechada a contraste o con bisel en sus cuatro caras.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.