Horticultura respetuosa

| Palma |

Valorar:
Gilad Buzi, agricultor del Baix Maresme, invitado por APAEMA, impartió un curso destinado a productores de horticultura ecológica.

Gilad Buzi, agricultor del Baix Maresme, invitado por APAEMA, impartió un curso destinado a productores de horticultura ecológica.

La agricultura en ecológico tiene unos hándicaps que no tiene la convencional, de ahí la diferencia de la calidad del producto y de las formas de cultivarlo. A diferencia del convencional, en ecológico no se pueden emplear determinados productos como pueden ser los herbicidas. Por ello, saber manejar bien la tierra, los cultivos, la materia orgánica y sobre todo controlar las hierbas es muy importante. Además, la producción de hortaliza en ecológico a gran escala necesita tener el trabajo lo más mecanizado posible, intentando usar el mínimo de mano de obra para que la actividad sea rentable.

Gilad Buzi es un agricultor profesional del Baix Maresme (Catalunya), que invitado por la Associació de Productors Ecològics de Mallorca (APAEMA) ha impartido en la Isla un curso destinado a productores de horticultura ecológica para explicarles algunas de las técnicas que utiliza principalmente para el control de la hierba y que hace que su trabajo sea rentable.

Buzi ha venido a Mallorca con la maquinaria y herramientas que utiliza habitualmente. Así, con unas sesiones prácticas ha mostrado el manejo para poder realizar un exhaustivo control de la hierba. «Son una especie de arados con unas púas flexibles que tienen un cierto margen de movimiento. Cuando encuentran una piedra o una pequeña cepa, las púas –que van con dos muelles cada una– se desplazan», explica Gilad Buzi.

«Y, cuando se encuentran con un cultivo –una col o una cebolla, por ejemplo– pues las púas pasan por los laterales sin que lo arranque; en cambio, sí que desbarata la hierba que está creciendo», explica. Son herramientas muy interesantes, especiales, que es necesario que se sepan manejar muy bien. También son aptas para los cultivos de cereales. Para que su uso tenga efecto, la tierra tiene que estar en su punto de sazón. Es deseable que sea tierra fina y que no tenga mucha piedra –en Mallorca el suelo suele ser muy pedregoso– y sobre todo que la hierba haya crecido muy poco. Todos estos trabajos de control se suelen hacer cuando prácticamente todavía no hay hierba en el terreno, pero que la semilla ya está germinando. Las sesiones del curso han sido prácticas, sobre el terreno, para que los agricultores mallorquines pudieran conocer todos los detalles de su manejo.

Otras estrategias que utilizan los agricultores en ecológico diseñadas con antelación para eliminar la hierba pasan por las falsas siembras o las siembras más densas para ahogar la hierba que pueda ir saliendo.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Esteve
Hace 13 días

una bona passada de cultivadors en es moment que sa herba comença a neixer y ja me direu que tal.

Valoración:1menosmas
AOh14GiX-wZk6VbNhPoF6vEQXnsKiKxILCDdwczK0cZQ=s96

PLATERO
Hace 13 días

se bebéiture,se está inpossánt,y ningún té en cónte,que a "Sés Mallorques,NO TENÍM,MES QUÉ TERRE,¡ÉMB,MÓLTES DE PÉDRES.! Ysé millor ferramenta,es,""la chapéta"!!... Peró,dúu,molte de FÉINE!! Y,tot lo sánt díe,emb,la espalda curvada,(per aixó,ningún já la emplea.!) Y,es tíren, mólts de herbiçides.

Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1