La Fábrica de la Tele quiere asegurarse de que no habrá problemas legales con la nueva docuserie. | Telecinco

7

La emisión de En el nombre de Rocío, la nueva docuserie en la que Rocío Carrasco va a aclarar los problemas que tiene con su familia, está en peligro. Tal y como informa La Vanguardia, La Fábrica de la Tele quiere revisar todo el contenido para evitar que los Mohedano-Jurado puedan tomar cualquier tipo de medida legal contra la cadena o contra la productora.

Esta decisión es consecuencia de la victoria judicial de Antonio David Flores. El ex guardia civil demandó tanto a su exmujer como a la productora por las acusaciones vertidas contra él en Rocío, contar la verdad para seguir viva.

El Juzgado de lo Social número 42 de Madrid estimó que su despido del programa Sálvame de Telecinco, el pasado 21 de marzo tras estrenarse la docuserie, es «nulo por vulneración de su derecho fundamental al honor». La justicia ha obligado también a pagar a Antonio David Flores una indemnización adicional «por los daños ocasionados con la vulneración de su derecho al honor en la cuantía de 50.000 euros».

Para evitar problemas como estos en esta segunda entrega centrada en la familia Mohedano La Fábrica de la Tele habría paralizado la posproducción con el objetivo de analizar todos los flecos legales.

Para este nuevo programa, la hija de Rocío Jurado recurrirá al diario secreto de su madre, documento que ha guardado durante 15 años y que el resto de su familia ha negado que existiera.

Ortega Cano ya se pronunció en el mes de agosto en el programa Viva el verano sobre el polémico documento: «No conozco nada del diario, no tengo nada». Aunque poco después matizó que es «consciente de que existe» aunque no «puede decir donde».