Anabel Pantoja junto a su marido Omar Sánchez.

1

Anabel Pantoja y Omar Sánchez ya se han dado el 'sí, quiero' en una ceremonia llena de emociones celebrada en la isla canaria de La Graciosa. Un enlace cargado de emoción y sentimientos, en el que la novia no ha lucido un bonito vestido blanco de la firma de Nueva Zelanda 'Rue de Seine'.

A las 18.44 horas, el novio entraba caminando por la arena con un semblante nervioso, pero muy sonriente, mientras avanzaba avanzaba ante el paso de los curiosos y de los invitados con la canción de Someone you loved de fondo.

Minutos después, una radiante la novia llegaba de la mano de su sobrino Alberto, hijo de Isa Pantoja, y la sobrina de Omar. La gente que se había congregado a su alrededor gritaba «'¡Guapa! y '¡Viva la novia! mientras Anabel», aparentemente nerviosa, sonreía.

La colaboradora de ‘Sálvame’ ha elegido para su gran día un diseño realizado íntegramente a mano y decorado con llamativos bordados de la firma de Nueva Zelanda 'Rue de Seine'.

La novia se emocionaba nada más empezar y es que le cantaban en directo y con una guitarra el tema Qué bonita que es mi niña, una canción que le cantaba su abuela, Doña Ana, que falleció hace tan sólo dos días.

Los invitados han llegado a bordo de un barco. Unas 70 personas que no habían roto el dress code, sino que seguían las órdenes de los novios: ir de blanco. Entre ellos se ha podido ver a Belén Estebán, Raquel Bollo, Isa Pi con su novio Araf Beno y Amor Romeira, entre muchos otros rostros conocidos. Entre las grandes ausencias ha estado la de su tía Isabel Pantoja y la de su primo Kiko Rivera y su mujer Irene Rosales, que han decidido no acudir tras el reciente fallecimiento de su abuela.

Algunos de los invitados se han animado a dedicarles unas palabras a los novios, como la madre de ella, quien no ha podido evitar emocionarse al ver a su hija casándose. Al final de la ceremonia, Omar ha cogido el micrófono para agradecer a los presentes haber aporcado sus agendas para viajar a la isla y le ha dedicado unas palabras de recuerdo a sus abuelos y su madre fallecidos.