0

Ainhoa Arteta es este miércoles una de las protagonistas de las portadas de las revistas corazón. En las imágenes publicadas se puede ver a la artista, que se ha refugiado en la casa de su padre en Ispáster (Vizcaya), sola y cabizbaja vestida con ropa cómoda.

Son momentos complicados para la soprano. Al ingreso hospitalario sufrido en agosto por una sepsis derivada de un problema renal, se le añade la amputación de varios dedos como consecuencia de un infarto sufrido hace pocas semanas.

Noticias relacionadas

Además, la reciente separación de su cuarto marido, Matías Urrea, ha complicado aún más la situación. El militar hizo unas polémicas declaraciones la semana pasada en el programa Sálvame, con el objetivo de criticar a la artista: «Yo gestionaba y coordinaba, nunca controlaba. Ella siempre decía: ‘Yo soy la almirante y tú eres el comandante. Aquí la que manda soy yo’. Ella ejercía el control, ella decía lo que sí y lo que no».

Aunque Urrea se había comprometido a conceder una entrevista en el programa Sábado Deluxe, finalmente no acudió a la cita. Su abogada, Teresa Bueyes, explicó ante las cámaras que su ámbito laboral le había recomendado que fuese a la televisión. «Ha sido asesorado sobre los riesgos que podría acarrearle en su carrera profesional. Sé que hay unas reglas y códigos disciplinarios para no perjudicar la imagen de una institución», indicó la letrada.

Por el momento, Arteta ha guardado silencio sobre la aparición de su exmarido en televisión. Las últimas declaraciones de la cantante lírica fueron el pasado viernes, cuando agradeció a través de Instagram todo el apoyo recibido: «Millones de gracias a todos mis seguidores, amigos y compañeros de profesión por las muestras de cariño y apoyo que recibo cada día. No os podéis imaginar la fuerza que me dais para seguir peleando». Con un mensaje de optimismo, la artista aseguraba que está en plena fase de recuperación y «con muchísimas ganas de volver pronto a los escenarios».