0

Solo han pasado dos días desde que Julia Janeiro cumplió la mayoría de edad, pero ya ha acaparado minutos en todos los programas de Telecinco. La hija de María José Campanario y Jesulín de Ubrique evita responder nada a los reporteros y no ha dado ninguna declaración, hasta ahora.

La hermana de Andreíta, que ha encontrado su mejor defensa en televisión de la mano de Belén Esteban, lleva dos días con prensa en la puerta de su casa y de la de su novio, pero ha sido este martes cuando se ha escuchado su voz por primera vez gracias a Omar Suárez, de Sálvame.

El periodista le ha preguntado por su reciente popularidad y por si iba a aprovechar el crecimiento de seguidores que había tenido en Instagram para hacerse influencer. Sin embargo, el reportero se ha puesto a bromear con ella y a decirle que, al menos, quería oír su voz por primera vez, algo que ha hecho que Julia Janeiro sonría.

Finalmente, tras despedirse, a la joven se le ha oído un modesto "gracias". Pero, después, tal y como ha contado Omar Suárez en el programa, ha podido hablar con ella sin cámaras y le ha dicho "que perdonara si se sentía presionada y que entendiera que todos quisiera conocerla".

"Me he encontrado con una niña tímida, le cuesta mantener la mirada, y supereducada", ha destacado, y después ha confesado lo que ella le ha dicho: "Yo no es que no quiero hablar ni responder a nada, pero entiendo, comprendo y respeto vuestro trabajo".

Los tertulianos de Sálvame han aplaudido la buena educación de Julia Janeiro y su forma de afrontar las cámaras, pero Kiko Hernández ha comentado que esta es la actitud lógica.

Sin embargo, no ocurrió lo mismo con su madre, María José Campanario, quien en su día tuvo un comportamiento mucho más arisco con los reporteros y llamó "mamarracho" al propio Omar Suárez; y su abuelo, Pepe Campanario, llegó a encararse con él.