La joven siempre tuvo claro que, de una forma u otra, Beatriz siempre estaría en su vida.

0

La hija de Terelu Campos, Alejandra Rubio, ha rendido un bonito homenaje a Bea, la esposa de su padre, que falleció en 2017 a causa de un cáncer de mama. Beatriz y Alejandra estaban muy unidas, eran amigas íntimas, y la joven le contaba todos sus secretos. Por ello, tras su muerte, Alejandra procura tenerla siempre cerca.

Cuando la joven comenzó a tatuarse, decidió, incluso antes de haber cumplido la mayoría de edad, que Bea tenía que estar en su piel. Por eso, y pensando que a la pareja de su padre le gustaría un detalle bonito, se hizo grabar con tinta en su nuca la manera cariñosa con la que la llamaba la mujer.

Por su parte, Terelu Campos explicó en Volverte a ver, en referencia a su hija: «Creo que no ha superado su muerte». A lo que la joven contestó: «La pérdida de Bea fue dura. Me volví loca. Me hice rebelde, no sabía por dónde tirar».

Así, tras innumerables recuerdos a sus personas favoritas, en una ronda de preguntas y respuestas, Alejandra Rubio ha mostrado los anillos que siempre tienen que ir en sus manos. En una mano, porta la pieza de joyería que su padre le regaló a su madre y, en la otra, un anillo de plata XL que perteneció a Beatriz, una de las mujeres que más marcó su vida.