David de Gea, junto a su novia, la cantante Edurne. | Redacción Digital

6

Con un sueldo que el diario The Sun estima en más de 80.000 euros a la semana, el guardameta del Manchester United prefiere 'distraer' ciertos caprichos que le pide el cuerpo. Está claro que el dinero no da la felicidad, aunque puede que sí lo haga un buen donuts glaseado.

Según informa el diario británico The Sun, De Gea entró en un Tesco de Altrincham junto a dos amigos españoles. Los guardias de seguridad se dieron cuenta entonces, a través de las cámaras, de que dos de ellos cogían unos donuts y que trataban de abandonar la tienda sin pagarlos.

Los guardias se llevaron entonces al guardameta a la sala de seguridad, donde, según una fuente comenta al periódico, De Gea no parecía saber muy bien qué estaba sucediendo y se mostró «muy avergonzado». Al parecer se llevó un buen rapapolvo por parte de los encargados de la tienda.

Sin embargo, según afirma la misma fuente, ni los encargados de la tienda -uno de los cuales hablaba español- ni los guardias de seguridad decidieron llamar a la Policía y el incidente se quedó en nada, aunque si Tesco aplicara su política, De Gea, de 20 años, podría tener vetada la entrada en uno de sus establecimientos durante los próximos tres meses.