Cassandra, Lola, Barbara, Aude, Lauren, Rossanne y Clara, un grupo de francesas que no se quiso perder la fiesta de Can Picafort. | Curro Viera

0

La conocida fiesta de los patos de Can Picafort tuvo lugar un año más con un gran éxito de participación. Desde mucho antes de comenzar, cientos de personas, especialmente familias y jóvenes grupos de amigos, se apostaban a la orilla del mar para coger el mejor sitio para ver o participar del espectáculo. A las doce de la mañana, con puntualidad, el último de los tres cohetes disparados daba inicio a la fiesta. Desde varias embarcaciones se lanzaron cientos de patos de goma por los que los bañistas rivalizaban, aunque siempre desde el buen humor.