Palma Art Brunch se alía con el ‘llonguet’

Evento: Inauguración | | Palma |

Valorar:
preload
María Solivellas, Mariana Díaz, Patricia Estrada, Raúl Domínguez, Eva Mulet y Rainer Langues, en el jardín de la Galería Pelaires.

María Solivellas, Mariana Díaz, Patricia Estrada, Raúl Domínguez, Eva Mulet y Rainer Langues, en el jardín de la Galería Pelaires.

23-03-2019 | Eugenia Planas

El sol acompañó la cita con Art Palma Brunch el pasado sábado, una cita cultural y gastronómica.

Bajo esta fórmula, se presentó su 15 edición cargada de novedades, en las que arte y gastronomía se dieron la mano con una propuesta original para un evento pensado para celebrar el arte contemporáneo.

El numeroso público que abarrotó los espacios expositivos disfrutó de las exposiciones programadas por Art Palma Contemporani y de los llonguets elaborados por reconocidos cocineros de Chefs(in), que en cada galería se sirvieron condimentados como si de una creación artística se tratara.

Andreu Genestra, Adrián Quetglas, Jaume Comas, Maria Solivellas, Andrés Benítez, Pau Navarro, Ariadna Salvador, Tomeu Arbona, Joan Marc Garcias y Xesc Reina pusieron sabor a la visita cultural.

La cerveza Rosa Blanca acompañó el atractivo brunch de galerías que hicieron ostentosas propuestas artísticas.

La de Fran Reus ofreció la muestra Isla Bonita de Bel Fullana, galardonada con el Premi Ciutat de Palma 2017, y El protagonista es el fuego , de Abel Jaramillo.

Adrián Quetglas puso la nota gastronómica con su llonguet de cerdo negro suavemente ahumado.

La Galería Maior presentó Geologias, de José Manuel Broto. En la Galería Pelaires, Raúl Domínguez presentó su obra a ritmo del jazz que sonaba en el patio, a cargo de Toni Cuenca Trío, mientras Maria Solivellas, de Ca na Toneta, ofrecía su llonguet de trempó d’Hivern.

La Galería Pep Llabrés ofreció la muestra Binario, obra de 2Mono de Nicoletta Mantoan y Alejandro Dumon, mientras Jaume Comas, del Restaurante Santi Taura, elaboraba sus llonguets cubanos de cerdo negro asado.

En la Galería Xavier Fiol numeroso público admiró las obras del Jardín de Ruinas de Tomás Pizá. Bajo el cálido sol de mediodía, llonguet y cerveza en mano, una riada de gente caminaba de Sant Jaume a Sant Felio, pasando por la Galería Vanrell donde la obra de Clavé y Valdésera cita ineludible.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.