Regina Knapp, Pep Guerrero, Gertraud y Horst Behrend y Mike Fuchs. | Lydia E. Larrey

0

La inauguración de la última exposición del pintor mallorquín Pep Guerrero congregó a un buen número de admiradores de su obra el viernes de la semana pasada en el hotel St. Regis Mardavall en la Costa de’n Blanes.

Mientras se servía un cóctel, y tras la presentación del artista por parte de Mike Fuchs, director de comida y bebida del hotel, todos pudieron pasear para conocer y admirar las atrevidas propuestas del pintor, en las que cualquier objeto se convierte en lienzo, desde un futbolín o una mesa de billar, a unos zapatos de plataforma de vértigo o una maleta de viaje