La fiesta del centenario de las Bodegas Oliver, celebrada en el Gran Hotel,  contó con la presencia de Miquel Oliver, nieto del fundador de la bodega, y de Pilar Oliver, gerente de la misma y organizadora de un atractivo evento escénico musical en el que se expresaron alegorías sobre la viña y sus frutos en una perfomance mientras, en otro escenario, se danzaba ante simbólicas viñas. Quinientas personas asistieron a esta fiesta en la que el protagonista fue el nuevo vino 1912