Previous Next
0

La Fundación Juan March es uno de los lugares más deliciosos del circuito cultural mallorquín. El edificio que la alberga y su monumental escalinata son únicos, pero la obra que se muestra es de una colección tan delicada que vale la pena hacer recorridos por sus salas cada dos por tres.

Coincidiendo con la presentación de Pablo Pérez d’Ors como nuevo director de la Fundación Museo, se inauguró una pequeña pero maravillosa exposición de Ángel Ferrant: A escala doméstica, una muestra que presenta una selección de obras –siete esculturas de pequeño formato, seis relieves en barro cocido y catorce dibujos– realizadas entre 1939 y 1960 por el artista, fascinante, que se preocupó, quizá más que ningún otro artista del siglo XX en nuestro país, por la enseñanza del arte y el lugar del arte en la educación.

Ángel Ferrant (1890 - 1961) es un artista difícil de clasificar. Vayan a ver la muestra, vale la pena.