Previous Next
0

La familia Fuster Planas inauguró el pasado lunes, con la presencia de Simoneta Gómez-Acebo, que lleva toda la vida trabajando en la mítica casa francesa de alta joyería, siendo ya indispensable en la comunicación de la firma, al menos en España. Cartier ha estado tan vinculada a su familia desde su creación que podemos decir que lo lleva en el ADN.

No sé por qué me enrollo, pero es que Simo es de los mallorquines que yo llamo necesarios, que están para hacernos sentir bien, aunque sea solo durante unos meses al año, eso sí, de toda la vida, y sin molestar lo más mínimo. De casta le viene al galgo. Me recuerda tanto a su madre, la infanta doña Pilar, a la que echamos tanto de menos desde hace dos veranos, que me gusta poder recordarla a través de estas páginas y con motivo de tan bonito evento.

Que Cartier, y los Fuster, hayan elegido Cort para la tienda, grande y sorprendente, llena de luz el corazón de Palma. Lo viene haciendo desde hace 35 años. El lunes se citó a un grupo de personalidades vinculadas a la comunicación. El cóctel lo sirvió Brass Club inspirándose en los perfumes Rivières de Cartier. Un must.

Les deseo mucha suerte en esta nueva aventura de lujo, que es lo que necesitamos en esta Isla donde no abundan las grandes firmas.