La acupuntura y nuestros animales

| ibiza |

Valorar:
preload

05-04-2018

En la antigüedad, antes del desarrollo de la tecnología, se usaron diferentes métodos para sanar a las personas y a los animales. Hablaremos en este artículo de una de las medicinas más antiguas, reconocidas y en auge en la actualidad, parte de la Medicina Tradicional China, que es la Acupuntura.

Sus orígenes respecto a la medicina veterinaria se remontan a Mongolia Interior (Región del norte de China) donde se han encontrado finos cuchillos de piedra. El primer tratado de medicina tradicional china y medicina veterinaria tradicional china es la obra “Clásico de Medicina Interna del emperador Amarillo” (Huang Di Nei Ping) que se redacta durante la dinastía Zhou entre los siglos 11 AdC y el año 476 AdC.

Las raíces profundizan hasta la dinastía Shang, entre los siglos 16 y 11 AdC, en esta época existen registros del uso de la acupuntura veterinaria sobre todo en caballos debido a su uso extendido en trabajo rural y transporte y militar en la guerra.

Este tipo de medicina se basaba (y aún se basa) en la observación de la Naturaleza y sus similitudes con el cuerpo. Para ello los médicos utilizaban: la vista, el olfato, el sabor, el oído y el tacto.

Así se comenzó a relacionar todo lo que acontece alrededor nuestro con lo que sucede en nuestro interior, ya que nosotros y nuestros animales, somos integrantes activos de este planeta y nos afecta todo lo que en él ocurra, como por ejemplo: la llegada de la primavera, el viento, la humedad, etc. Observaron que las plantas, de la misma manera que nosotros y que los animales, nacen, crecen se reproducen y mueren, y está en relación con determinadas estaciones del año, factores ambientales, etc. De ahí, hace aproximadamente 1500 años, nació la Teoría de los Cinco Elementos: Tierra, Metal, Agua, Madera y Fuego. Entre estos elementos existen relaciones de Creación y de Control (el agua alimenta a los árboles, éstos alimentan el fuego, y una vez quemados enriquecen la tierra, donde se forma el metal, etc.). Y a su vez cada elemento está relacionado con los sabores, colores, estaciones, órganos internos, de los sentidos, tejidos corporales, emociones y voces.

Con todos estos datos, podemos diferenciar la tipología de nuestra mascota y seguro que teniéndolos en cuenta no nos extrañan las coincidencias que se dan: Terrier enfadado (madera) con los ojos rojos y con algún problema de hígado, Caniche saltarín y muy activo (fuego) con problemas cardíacos, gatito Siamés tímido ( agua) con cistitis, gatita Persa melancólica (metal) con asma y Labrador obeso y tragoncete (tierra) con vómitos, son algunos ejemplos.

Por otro lado hay que tener en cuenta el Reloj Circadiano o biológico, que regula aquellas horas del día en que cada órgano funciona a mayor rendimiento energético, o sea, que el Qi, la energía vital, se distribuye y fluye ordenadamente por cada rincón del organismo según esa cronología.

¿Y por dónde circula esa energía? Pues de ahí surge el concepto de Meridiano: es el canal por el cual circula la energía y que recorre la superficie corporal, conectando los diferentes órganos y sucediendo todo ésto en un orden biológico. Por tanto hay diseñado una mapa de “carreteras” que conecta las regiones y órganos, y unos puntos determinados, donde están aumentadas la conductividad eléctrica y el nº de terminaciones nerviosas (comparada con el resto de la piel) que son los llamados Acupuntos.

¿Cómo se hace el diagnóstico según la Medicina Tradicional China?

El veterinario que practica este tipo de medicina, no sólo hace las mismas exploraciones y pruebas complementarias (en caso de ser necesarias para el animal) que el veterinario clásico, sino que además: En el interrogatorio al propietario se ayuda de otros datos que nos ofrece: si le gusta tomar el sol, si prefiere dormir en sitios duros o blandos, si bebe grandes cantidades de agua en pocas veces o de lo contrario, bebe pocas cantidades y muchas veces. En el examen físico se incluye: - la observación de la lengua, que nos da información muy importante, ya que es como un “holograma” de todo el cuerpo, ¡y podremos ver por ejemplo si nuestro animal tiene dolor! - La toma del pulso ( donde se reflejan los órganos internos y su funcionamiento) -

La exploración de los puntos SHU y los puntos MU que nos reflejarán también alteraciones de órganos o funciones

Efectos de la Acupuntura a nivel general:

1.Disminución del dolor. El estímulo de la aguja en el acupunto provoca el aumento de las -endorfinas en la sangre, así como el aumento de la serotonina y norepinefrina.

2.Efecto antipirético y anti-inflamatorio

3.Regulación inmune: aumento de los glóbulos blancos.

4.Regulación reproductiva: tratamiento de ausencia de celo, celos irregulares, endometritis e infertilidad. 5.Reconducción de sensibilidad nerviosa.

6.Regulación gastrointestinal.

7.Regulación cardiovascular: presión arterial, ritmo cardíaco, microcirculación, etc

8.Previene enfermedades y el envejecimiento precoz

Por lo tanto, las indicaciones de esta medicina son muy amplias:

1.Problemas dolorosos, inflamatorios tanto agudos como crónicos: artritis/artrosis, inflamaciones de tejidos blandos, cólicos, dolor abdominal, cistitis, etc.

2.Problemas infecciosos/parasitarios, ya que disminuye la fiebre y aumenta las defensas, por ejemplo como tratamiento complementario en casos de leishmaniosis, dermatitis, etc.

3.Problemas reproductivos: infertilidad, quistes, etc.

4.Problemas neurológicos: neuritis, neuralgias, paresias, parálisis; o en la rehabilitación tras cirugías de traumatología o del sistema nervioso.

5.Tratamiento de enfermedades digestivas: diarrea, colitis, náuseas, vómitos, estreñimiento.

6.Problemas de comportamiento: hiperactividad, ansiedad, agresividad, insomnio, etc. ¿Cómo se trata con la Acupuntura? Los tratamientos con acupuntura pueden ser muy variados, en función de las necesidades del paciente, el veterinario decidirá los puntos a tratar y la técnica que mejore su dolencia. De entre las existentes la más usada es la llamada “aguja seca”, o sea, puncionar con una aguja especial y dejarla actuando unos 20-25 minutos. Al contrario de lo que se puede pensar, los animales se relajan y disfrutan de la sesión en la consulta. Las otras técnicas son: electroacupuntura (se conectan las agujas a un aparato que emite ondas eléctricas de bajo voltaje que hacen que, entre otros, el efecto analgésico por ejemplo sea aún más rápido), moxibustión (se calientan las agujas o los puntos con una moxa o puro de artemisa), acupuntura (se infiltran los puntos con alguna sustancia).

La duración de cada sesión es entre 40 y 60 minutos, y dependiendo de la enfermedad a tratar, tendrá una frecuencia semanal, quincenal, o en la mayoría de los casos una sesión al mes bastará para mantener al animal en buenas condiciones.

Conclusión:

Lo importante no es entrar en debates sobre medicinas clásicas, modernas, alternativas o tradicionales, sino saber elegir en cada caso el tratamiento o la combinación de éstos para nuestra mascota. La Acupuntura se presenta así pues, como una elección interesante en los casos de enfermedades crónicas donde el animal no puede/debe seguir siendo medicado; como complemento en las patologías dolorosas o incluso como opción antes de tomar la decisión de la tan dolorosa eutanasia.

Y para terminar, una cita de Confucio (551 a.C. - 479 a.C.): «No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.