El procesado, F.R.R., este jueves, en una sala de lo Penal de Vía Alemania. | J.P.M.

TW
43

Un juzgado de lo Penal de Palma condenó este jueves a F.R.R., español de 29 años, a dos años de prisión a un conductor por el atropello mortal con fuga de un ciclista de 17 años en Alaró en octubre de 2021. El procesado, asistido por el abogado Gaspar Oliver, se declaró culpable de un homicidio imprudente grave y abandono del lugar del accidente. El varón, que pierde la vigencia del carnet de conducir, deberá indemnizar a los padres y a la hermana del fallecido en casi 180.000 euros, 30.000 de los cuales ya han sido consignados.

La pena de prisión quedó suspendida tras no oponerse a la petición de su abogado ni la Fiscalía ni la acusación particular. Para evitar la entrada en el centro penitenciario no podrá volver a delinquir en los próximos cuatro años, abonar el resto de la responsabilidad civil en dicho periodo y someterse a un curso de educación vial.

Noticias relacionadas

El trágico suceso tuvo lugar sobre las 19.45 horas del 12 de octubre de 2021. El acusado conducía un Ford Tourneo de su padre, que figura como responsable civil subsidiario, por la vía Ma-2022, a la altura del km 3,200, en la localidad de Alaró y en dirección a Consell. Lo hacía a velocidad excesiva e inadecuado por un tramo arqueado y esto provocó que saliendo de la curva no apreciase con antelación la presencia de la víctima, que circulaba en bicicleta en el interior del mismo carril sin casco, y lo arrollara. Como consecuencia del golpe, el joven salió despedido unos 70 metros. Un amigo y la conductora de otro vehículo lo asistieron en el lugar hasta la llegada de la ambulancia. El chico ingresó en estado crítico en Son Espases y falleció dos días después.

Fallece el ciclista de 17 años arrollado por un coche que se dio a la fuga en Consell
La víctima, en una imagen difundida por el C.D. Binissalem, donde jugó en sus categorías inferiores

El procesado, pese a ser consciente de lo que acababa de ocurrir, no se detuvo y continúo la marcha, huyendo del lugar. Dos días después del accidente, y tras los datos aportados por los testigos, la Guardia Civil lo localizó en Alaró, donde residía, y lo arrestó. Puesto a disposición judicial la magistrada lo dejó en libertad y le retiró el carnet de conducir como medida cautelar. Fue sometido a las pruebas de detección de drogas tóxicas y sustancias estupefacientes y dio positivo en cocaína y cannabis. No obstante no pudo determinarse que en el momento de los hechos condujese bajo los efectos de dichas sustancias.

Tras finalizar el juicio con conformidad, el procesado se dirigió a los familiares del fallecido, que se encontraba en la sala, y les pidió perdón por lo sucedido. Inicialmente la Fiscalía solicitaba para el acusado seis años y medio de prisión, cuatro por el homicidio imprudente grave y dos por el abandono del lugar del accidente. La jueza dictó sentencia en el mismo acto.