El coche abandonado está en la calle Son Nadal. | Archivo

W
37

Es un secreto a voces, pero nadie hace nada para evitarlo. Incluso la propia policía anima a los vecinos a que llamen a los periódicos y den difusión a uno de los casos más surrealistas que sin presión mediática los vecinos son conscientes que no tendrá solución.

Desde hace unas semanas, un grupo de toxicómanos se ha apoderado de un coche abandonado ubicado en la calle Son Nadal número 1. Justo a 25 metros de un supermercado y muy próximo a un colegio infantil. Los residentes de la zona están viviendo una auténtica pesadilla. Todas las noches aparecen varios sujetos desnudos pinchándose todo tipo de sustancias, bajo los efectos del alcohol y peleándose entre sí y con cualquier persona que se atreva a dirigirse a ellos. Los vecinos más próximos les escuchan durante sus operaciones de venta de droga y las constantes discusiones que tienen con sus compradores, la gran mayoría con adicción y poco dinero, por el cobro de las sustancias estupefacientes.

Hace unos días, la Policía Local de Palma colocó una pegatina amarilla en la que indica que es un coche abandonado y que en un mes será retirado. El problema es que los ciudadanos que viven en la zona, los clientes del supermercado y los escolares del centro educativo entre otros tienen que soportar a diario los actos incívicos y delictivos de los okupas del vehículo. Los policías entienden la preocupación vecinal y tienen claro que retirar el coche sería la solución.