A pesar de la aparatosidad de la colisión el ocupante del vehículo resultó ileso.

La Guardia Civil ha confirmado que el conductor del turismo ha sido sancionado de forma administrativa por conducir de forma temeraria y poner en riesgo su vida y la del resto de usuarios de la vía. Esta sanción ha sido cursada tras el exhaustivo análisis de las imágenes captadas y que desde un primer momento obran en poder de los agentes responsables del caso. El accidente se produjo el pasado domingo, 22 de enero, a las 16:56 horas, según figura en el contador de la propia cámara que grabó la escena. En el resumen de las imágenes puede comprobarse cómo el conductor del vehículo accidentado, que fue identificado por las patrullas que acudieron al lugar, practicó durante varios minutos una conducción agresiva, violenta y temeraria.

Noticias relacionadas

En la secuencia, a la que ha tenido acceso Ultima Hora y cuyo vídeo ya está en poder de los agentes del instituto armado, puede verse al conductor de un vehículo circular a gran velocidad por la citada vía. En un momento dado, el turismo realiza un adelantamiento prohibido invadiendo el carril contrario y atravesando para ello una línea continua. Acto seguido, regresó a su carril perdiendo el control del vehículo y empotrándose directamente contra un muro de piedras en una curva. Según las primeras hipótesis, el conductor tomó la curva muy rápido no pudiendo realizar el giro correctamente y arremetiendo contra un guardarraíl de madera de protección de la vía, arrancando el mismo y colisionando directamente contra la pared. Los coches que iban detrás, con suma celeridad se detuvieron para auxiliar a la víctima. El coche sufrió daños de consideración.

Rápidamente, agentes de la USECIC (Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia) acudieron al lugar del accidente al encontrarse en las proximidades del punto del siniestro. También acudió una ambulancia medicalizada del Servei d’Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061) para atender a las posibles víctimas. Finalmente, no fue necesaria la intervención de los equipos sanitarios dado que el conductor y único ocupante del vehículo en el momento de producirse la colisión resultó herido de carácter muy leve. Es decir, que no precisó ser trasladado a pesar de la aparatosidad del accidente.