Tres de los perros incautados por la Policía Nacional en Son Banya. | Teresa Ayuga

La Policía Nacional investiga el robo en Son Reus de siete perros intervenidos durante los derribos de chabolas a finales de noviembre en Son Banya. Los agentes, con la colaboración de la Policía Local, encontraron un criadero ilegal de canes de razas potencialmente peligrosas junto a un punto de venta de drogas y se llevaron los animales.

El asalto en la perrera municipal de Son Reus de Palma se produjo en la pasada madrugada del 7 al 8 de diciembre, según han informado a Ultima Hora fuentes cercanas a la investigación. El vigilante de seguridad del recinto fue interrogado por los policías encargados del caso y explicó que el día 7, cuando finalizó su jornada laboral, estaba todo correcto y no había observado nada extraño.

Jaulas

Al día siguiente fue cuando se percató de que siete de los doce perros intervenidos en los derribos del poblado de Son Banya ya no se encontraban en sus respectivas jaulas. Desde el recinto municipal denunciaron los hechos ante la Policía Local y la Policía Nacional se hizo cargo de la investigación del robo.

Son Banya.

Noticias relacionadas

Agentes de la Unidad Científica de la Policía Nacional se desplazaron hasta la perrera de Son Reus para tomar huellas en el lugar en el que se produjo la sustracción de los siete perros. Los policías revisarán las cámaras de seguridad del recinto para intentar identificar a los posibles delincuentes. Todas las sospechas apuntan a que residentes del poblado de Son Banya estarían detrás de este robo.

Los perros fueron trasladados a la perrera tras ser intervenidos durante la demolición de nueve chabolas a finales del pasado mes de noviembre. La Policía Nacional desmanteló dos puntos de venta de drogas en el poblado y junto a uno de los habitáculos había un criadero ilegal de perros. Los agentes encontraron un total de doce perros, ocho de ellos catalogados de raza peligrosa. Los policías locales comprobaron a través de los chips correspondientes que dos de los animales figuraban denunciados como robados.

Amenazas

Una mujer esgrimió un cuchillo y amenazó a un vecino del poblado tras culparle de la retirada de los perros. Los agentes le pidieron que depusiera su actitud, pero hizo caso omiso y fue detenida por un delito de desobediencia grave.