Ambulancias llegando al centro médico. | Isaac Hernández

Dos hermanos, de 18 y 16 años, se encuentran ingresados en el hospital tras haber sido atropellados en la carretera Algaida-Llucmajor, a la altura de Randa. El mayor de los chicos, se encuentra en estado crítico debido a las graves lesiones ocasionadas por el accidente y se teme por su vida. Según los médicos, las próximas horas serán determinantes para conocer su evolución. El paciente entró dos veces en parada cardiorrespiratoria y tuvo que ser remontado por el personal sanitario.

Los hechos han sucedido pasadas las ocho de la noche de este miércoles en un tramo muy estrecho y de escasa visibilidad. Fuentes próximas al caso a las que ha tenido acceso Ultima Hora apuntan a que los dos hermanos iban caminando por el arcén de la carretera -de doble sentido y un solo carril para cada sentido de la marcha- pegados a la pared cuando, a falta de confirmación oficial, el conductor del turismo que circulaba a gran velocidad no se percató de su presencia y se los llevó por delante. Fruto de la colisión, los dos chicos salieron despedidos quedando gravemente heridos sobre el asfalto. El conductor del turismo que provocó el siniestro, lejos de detenerse y auxiliar a las víctimas, decidió darse a la fuga omitiendo el deber de socorro.

Noticias relacionadas

Pasados unos segundos, otros coches que transitaban por el lugar en ese momento se encontraron de frente con las víctimas tendidas en el suelo ensangrentadas, se detuvieron para prestarles las primeras asistencias y alertaron a los equipos de emergencia. Rápidamente, agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, Policía Local de Algaida y varias ambulancias activadas por el Servei d'Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061) se personaron en el lugar del suceso y atendieron a las víctimas. Los médicos desplazados tuvieron que remontar, hasta en dos ocasiones, al hermano mayor -de 18 años- dado que entró dos veces en parada cardiorrespiratoria. El pequeño presentaba daños de consideración en las costillas, en la cadera y también tenía policontusiones por todo el cuerpo.

Minutos más tarde, un hombre fue cuartel de la Guardia Civil de Llucmajor alegando que era el conductor del vehículo y que venía a entregarse. En su pliego de descargo afirmó que al tratarse de una zona poco iluminada, estrecha y sin visibilidad no se percató de la presencia de los peatones y se los llevó por delante. Por su parte, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil se han hecho cargo de la investigación y tratan de esclarecer si realmente la persona que se ha entregado es el conductor del vehículo en el momento de producirse el accidente o, si por el contrario, pudiera tratarse de otra persona que asumiera la culpa para encubrir a un conductor que pudiera encontrarse bajo los efectos del alcohol o drogas. Todas las hipótesis están abiertas.

En el hospital, a la llegada de las ambulancias escoltadas en todo momento por varias patrullas de la Guardia Civil, se han vivido momentos de tensión y nerviosismo. Los familiares de los chicos se encontraban en el lugar y ha sido muy duro ver bajar las camillas con los adolescentes gravemente heridos. Los médicos han informado que el menor, está totalmente fuera de peligro, pero que les preocupa mucho la evolución del hermano mayor.