La Policía Nacional arrestó al sospechoso.

La Policía Nacional detuvo el pasado sábado en un hotel de la Platja de Palma a un exciclista profesional ucraniano, vinculado como entrenador con la selección nacional de la modalidad de pista, acusado de un presunto delito de tráfico de drogas. Sobre él pesaba una orden internacional de búsqueda y arresto al encontrarse huido de la justicia de su país.

La Audiencia Nacional ha ordenado su ingreso inmediato en prisión y ahora se está pendiente de la llegada a la capital de España de una comisión policial desde Ucrania para aportar documentación y solicitar la extradición Yevhen Bolibrukh, de 39 años y que había competido representado a su país en la modalidad de pista por todo el mundo.

Grupo de Fugitivos

Según fuentes judiciales, durante la jornada del sábado el Grupo de Localización de Fugitivos del Cuerpo Nacional de Policía, con sede en Madrid, remitió un auto de localización y detención a sus compañeros de la Jefatura Superior de Balears. Días atrás, la Interpol había puesto en conocimiento de las autoridades españolas de que el Bolibrukh podía encontrase en nuestro país. La investigación avanzó y se supo que el exciclista profesional había aterrizado en el aeropuerto de Palma. Con dicha información se movilizaron los agentes de la Policía Nacional de la capital balear, que localizaron al fugitivo en un hotel de cinco estrellas ubicado en la avenida América de la Platja de Palma.

Varias dotaciones de Seguridad Ciudadana acudieron al establecimiento a última hora de la noche para arrestar al sospechoso, que era buscado por las autoridades de su país acusado de un delito de tráfico de drogas. El exdeportista, que colgó la bicicleta en 2016 tras una larga y prolifera trayectoria en la modalidad de pista, fue puesto a disposición de la Audiencia Nacional horas después. El magistrado ordenó su ingreso inmediato en prisión dada la gravedad del asunto, del que por el momento poco más se conoce. Algunas fuentes consultadas por este diario apuntan a que el caso podría estar relacionado con una trama de dopaje que salpicó a deportistas ucranianos en 2019.

Mallorca no es desconocida para Bolibrukh. En 2007 defendió los colores de su país en el Campeonato Mundial de Ciclismo en Pista celebrado en el velódromo del Palma Arena. Finalizó decimocuarto en la modalidad de contrarreloj en la distancia de un kilómetro. Un año después acabó en sexta posición en la misma modalidad, en este caso en Mánchester. Su mejor posición en una competición internacional tuvo lugar en 2007 en Pekín, en la Copa del Mundo. En esa ocasión acabó en segundo puesto.