Estado en el que ha quedado el vehículo accidentado en la carretera vieja de Sineu. | Isaac Hernández

Grave accidente de tráfico en Palma. Un joven de 23 años ha resultado herido de gravedad tras volcar su coche y quedarse atrapado en el interior en la carretera vieja de Sineu, según ha informado el 061. El suceso ha tenido lugar a las 7h de la mañana, a la altura de Son Mir (en el kilómetro 7,5). En ese momento, y por causas que aún se están investigando, el conductor de un vehículo ha perdido el control y ha acabado impactando de lleno contra una isleta. Un ciclista, que pasaba en esos momentos por el lugar ha presenciado lo ocurrido y ha dado el aviso inmediatamente a los Bombers de Palma. Según ha declarado a los bomberos, ha visto cómo el coche «ha salido volando». Tras el fuerte impacto, el vehículo, un Peugot plateado, ha quedado volcado y sus dos ocupantes, atrapados en el interior.

Los servicios de emergencias se han activado rápidamente y, en apenas minutos, se han desplazado hasta el lugar de los hechos. A la llegada de los bomberos, uno de los ocupantes ya había podido salir con su propio pie del coche, quedando aún el conductor atrapado. El rescate, según han informado fuentes de los Bombers de Palma a este periódico, ha sido relativamente sencillo y sin complicaciones. Una vez fuera, los sanitarios han auxiliado al joven, de 23 años, que ha resultado herido grave. Una ambulancia del SAMU 061 lo ha trasladado de urgencia al Hospital de Son Espases, activándose el código politrauma para un traslado lo más rápido y eficaz posible.

Equipo de emergencias actuando en el lugar y retirando el vehículo de la calzada. Foto: Isaac Hernández.

La Guardia Civil de Tráfico ha cortado el tráfico en ambos sentidos mientras los equipos de Emergencias atendían a las víctimas, durante unos 40 minutos. Tras ello, una grúa ha retirado lo que quedaba del vehículo siniestrado de la calzada y una patrulla de Carreteras del Consell de Mallorca se ha ocupado de limpiar de restos toda la calzada. El suceso ha provocado una enorme cantidad de vertido de líquidos, cristales y demás materiales a lo largo de la vía, fruto de la magnitud del impacto contra la isleta. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación del suceso para dilucidar las causas del accidente.