El acusado, venezolano de 35 años, este viernes en el juicio celebrado en una sala de Vía Alemania, en Palma. | G.E.

–Yo no sabía que había tanta maldad. Entraron enmascarados y nos dijeron que les diera todo el dinero y las joyas que tenía en mi casa o me mataban.

Una mujer de 91 años recordó este viernes en el juicio el asalto que sufrió en su domicilio de las Avingudes de Palma por parte de dos hombres el 19 de noviembre de 2021. La víctima, en silla de ruedas y acompañada por su hijo, declaró con un tono de voz muy bajo y separada del acusado por un biombo.

–Yo le di todo el dinero que tenía, no quería morir. A veces cobro alquileres y viene gente a mi casa a pagarme...

La cuidadora de la mujer contó que los delincuentes, uno de gran tamaño y otro más pequeño, se hicieron pasar por carteros. «El grande se llevó a la señora en brazos a su dormitorio y yo solo lloraba mientras el más pequeño buscaba cosas por la casa. Nos dejaron maniatadas y amordazadas antes de irse. Yo tuve pánico, llevaba sólo dos días trabajando allí». La Policía Nacional detuvo casi dos semanas después a uno de los sospechosos, un preso en tercer grado de 35 años y nacionalidad venezolana que se llevó 4.400 euros, joyas y documentación. Los agentes abrieron una investigación y encontraron una huella suya en la cinta adhesiva que pusieron a la anciana. «La cuidadora nos indicó que el autor era venezolano y era evidente que conocía el interior del domicilio», explicó uno de los agentes.

El acusado se desvinculó de los hechos y explicó en el juicio que estaba limpiando su furgoneta y unos jóvenes le pidieron una cinta adhesiva. El enjuiciado añadió que el día que se produjo el atraco estuvo ayudando a su padre a realizar una serie de gestiones por Palma. La fiscal Silvia Aige, que reclama una condena de cinco años de cárcel para el hombre, fue irónica en un informe contundente. «Justamente ese mismo día unos jóvenes a los que no conocía pasaron por la calle en la que limpiaba su furgoneta y le pidieron la cinta. Y, curiosamente a esos chicos se les ocurre ir a cometer un atraco en el domicilio de una señora muy mayor en el que un mes antes el procesado había estado gestionando unos alquileres», señaló.