El procesado, este miércoles, en una sala de lo Penal de los juzgados de Vía Alemania. | Juan P. Martínez

Un joven se enfrenta a una pena de dos años de prisión por abusar sexualmente de una chica en el interior de una tienda de campaña en la playa de es Carbó, en ses Salines, en septiembre de 2020. La perjudicada renunció a cualquier indemnización que le pueda corresponder en caso de que el imputado sea condenado.

El acusado, de nacionalidad española, negó ante la jueza los hechos. «Dormimos juntos esa noche ‘en cucharita’ y deduje por su comportamiento que podría haber algo sexual entre nosotros. Empezó a acariciarme, le guie su mano hacia mi pene y ella la quitó rápidamente. Ahí acabó todo. Horas más tarde, le pedí perdón por la confusión», sostuvo.

La víctima, que declaró a través de videoconferencia, dio una versión distinta. «Le dejé bien claro desde el primer momento que tenía pareja y que no quería nada con él. Como no tenía tienda, le dije que podía dormir en la mía. Y de repente me desperté cuando me cogió la mano y la puso encima de su pene», explicó. Una amiga de la chica que se encontraba allí aquella noche relató que vio llorando horas después a la víctima y al procesado «se le veía arrepentido», apuntó.

Los presuntos hechos tuvieron lugar la madrugada del día 5 de septiembre de hace dos años. Ambos, acusado y perjudicada, que no se conocían de nada, se encontraban con varios amigos e iban a pasar la noche en tiendas de campaña. Según él, congeniaron bien y llegaron a intercambiarse masajes.

La perjudicada puso en conocimiento de la Guardia Civil lo ocurrido tres días después. «Tardé en denunciar porque aquí en Mallorca no conocía a nadie y estaba muy mal». subrayó. La joven tuvo que recibir tratamiento psicológico después de lo ocurrido. La defensa del acusado solicitó la absolución de su cliente. El juicio quedó visto para sentencia.