La Guardia Civil del aeropuerto de Palma ha investigado a 40 personas vinculadas presuntamente a una red de suministro de plantas de cannabis y derivados, que a través de una empresa introducían en la isla de Mallorca para luego distribuirlas a diferentes comercios de la isla.
Guardias civiles de la Unidad de Análisis e Investigación Fiscal y de Fronteras (UDAIFF) constataron que, bajo una apariencia de legalidad, se compraban grandes cantidades de cogollos de marihuana y otros derivados del cannabis sin los requisitos legales que exige dicha actividad, ha detallado el instituto armado en una nota.

Una vez en su poder, los sospechosos distribuían la droga a varios comercios de la isla, en donde se vendían a los consumidores finales. Por ello, los agentes iniciaron una nueva fase en la investigación para localizar todos los puntos de distribución y almacenamiento de las sustancias y a los autores de los hechos. Una vez localizados los lugares y las personas presuntamente implicadas, la Guardia Civil realizó 45 inspecciones y registros en diferentes establecimientos y almacenes repartidos por la isla.
En concreto, los agentes intervinieron 9,132 kilogramos de cogollos de marihuana, 745 gramos de hachís en diferentes formatos, tanto para la confección de dosis como preparados para su venta y consumo, y hasta 61 plantas de cannabis.


El instituto armado ha logrado así paralizar esta actividad de suministro y venta de estas sustancias en más de 40 puntos de la isla, investigando a 40 personas como presuntos autores de varios delitos contra la salud pública.