Un agente de la Policía Nacional con uno de los detenidos en Palma. | Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido, en una de las mayores operaciones en el marco de la lucha contra la ciberdelincuencia en la Unión Europea, a 16 presuntos cibercriminales, 15 de ellos en Palma, que habían establecido en España una organización que hacía la estafa online conocida como el 'timo del amor'. En concreto, los sospechosos se dedicaban a entablar relaciones sentimentales virtuales con mujeres, a las que convencían para que les entregaran sumas de dinero con diferentes pretextos. En total, según ha informado el cuerpo policial en un comunicado, estafaron a una veintena de personas de toda Europa.

La Operación Marine empezó después de una investigación en Alicante, donde se produjo una estafa millonaria bajo este mismo timo. La organización hizo creer a la víctima durante años que estaba inmersa en una ciberrelación con un soldado estadounidense y le llegaron a estafar 835.000 euros. Para conseguir el dinero, el falso marine utilizaba todo tipo de pretextos y excusas para solicitarle dinero, tales como pago de tasas, certificados, billetes de avión, seguridad para su vida o sobornos.

La víctima le entregó todos sus ahorros, llegando incluso a solicitar préstamos personales para obtener más dinero y poder transferírselo, llevando a cabo 75 transferencias bancarias, en su mayoría, con destino a Malasia, Indonesia y España. Fruto de la desesperación, la víctima le envió un paquete a través de una empresa de mensajería, conteniendo gran cantidad de dinero en metálico. Los agentes rastrearon durante meses el dinero de la víctima, llegando a la conclusión de que se encontraban ante una organización criminal compuesta por ciberdelincuentes especializados en el engaño online en toda Europa.

La organización había articulado todo un entramado criminal compuesto por «mulas» que se dedicaban a recibir en sus cuentas bancarias el dinero procedente de las ciberestafas para, posteriormente, darle salida a través de un escalón superior de la organización, mediante transferencias bancarias al extranjero, concretamente a Malasia e Indonesia. Tal era la cantidad de dinero defraudado que, en ocasiones, se invertía en BITCOINS para dar salida al capital. Hasta el momento, la Policía Nacional ha localizado cerca de una veintena de víctimas en Lituania, Alemania, Italia, Rumanía, Luxemburgo, Finlandia, Polonia, Eslovaquia, Croacia, además de en España. Un fraude, que según las investigación policial, supera con creces el millón de euros.

Seguir el rastro del dinero

La operación comenzó cuando la UDEF de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante, siguió el rastro del dinero defraudado a la primera de las víctimas, quien denunció en Alicante que le habían estafado a través de un engaño amoroso. Los investigadores siguieron el rastro del dinero hasta Málaga, donde detuvieron a uno de los cabecillas de la organización a principios del mes de mayo. Sería a comienzos del mes de octubre, cuando los investigadores concluirían con la desarticulación completa del entramado, deteniendo en Mallorca al líder de la organización criminal asentada en España y practicándose varios registros domiciliarios en distintas viviendas de la isla balear.