Dos agentes de la Guardia Civil junto al jefe de obra detenido.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Calvià ha detenido al jefe de obra en la que falleció un trabajador electrocutado en Bendinat. El hombre, de nacionalidad holandesa, está acusado de delitos de homicidio imprudente y encubrimiento. El jueves pasado fue trasladado ante el juzgado de Instrucción número 7 de Palma, que estaba en funciones de guardia, y acordó su puesta en libertad.

La víctima, de 36 años y origen boliviano, murió el pasado 13 de septiembre alrededor de las once y media de la mañana cuando trabajaba en un local en obras situado en la calle Ginesta de Bendinat y recibió una descarga eléctrica, que le hizo entrar en parada cardiorrespiratoria.

El obrero resultó electrocutado y se desplomó. Los servicios de emergencias se desplazaron con urgencia hasta el lugar y trataron de reanimar al hombre sin éxito durante más de 50 minutos. La Guardia Civil y la Policía Local de Calvià precintaron las instalaciones mientras investigaban qué había ocurrido. Los agentes tomaron declaración a los compañeros del fallecido y a algunos testigos. El jefe de obras, según explicaron a Ultima Hora fuentes próximas al caso, habría intentado ocultar las pruebas cortando los cables que dieron el golpe de electricidad a la víctima y los habría escondido para intentar que los guardias civiles no los encontraran.

El jefe de obra, además, tardó en avisar a los equipos de emergencias dado que el fallecido se encontraba en situación irregular en España y temía que le hicieran una inspección. La Seguridad Social detectó que había al menos otros dos trabajadores que no contaban con contrato.
En el mes de septiembre se han registrado tres accidentes laborales mortales en Mallorca. El primero fue el de Bendinat y después hubo otro en Sant Llorenç y el último ocurrió en Andratx.