La agresión al jefe de policía ocurrió en el campo de fútbol de Porreres.  | Guillermo Esteban

Uno de los tres jóvenes encarcelados por su implicación en la paliza al jefe de la Policía Local de Porreres ya ha salido de prisión. El chico abonó el pasado viernes la fianza de 3.000 euros que le fijó el juez de Instrucción número 2 de Manacor y abandonó la cárcel de Palma. Sólo estuvo unas horas. Ahora deberá comparecer en el juzgado cada 15 días y no podrá salir de España.

La agresión se produjo entre las 3.00 y las 4.30 horas del pasado 18 de septiembre durante una fiesta en el exterior del campo de fútbol de Porreres. Un grupo de jóvenes increpaban a unas chicas, que avisaron al jefe de la Policía Local, Sebastià Mora, que se encontraba en el evento, fuera de servicio, con su mujer y su hija menor de edad.

Noticias relacionadas

El agente llamó la atención a los jóvenes, que respondieron con agresividad golpeándole con puñetazos y patadas. A continuación se presentaron en las inmediaciones de su domicilio y lanzaron piedras al coche que conducía la mujer del policía y en el que también iba su hija menor de edad. «Mantuvieron una actitud claramente intimidatoria y hostil y humillante», según recoge el auto del juez. Los jóvenes que agredieron al policía ocasionaron daños en su vehículo que han sido tasados en unos 3.000 euros.

Acto seguido regresaron al campo de fútbol con palos y piedras al grito, según testigos, de «os mataremos». La Guardia Civil detuvo a los cinco jóvenes por estos hechos que la alcaldesa de Porreres, Xisca Mora, calificó de «intolerables» y que «rompen la convivencia del pueblo».