El jefe de Policía Local de Porreres se encuentra de baja, dolorido y afectado psicológicamente. | Redacción Sucesos

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil se han hecho cargo de la investigación de la agresión de un grupo de jóvenes -seis, en concreto- al jefe de la Policía Local de Porreres el pasado domingo. Los adolescentes están plenamente identificados y se espera que los mismos sean detenidos o imputados en los próximos días a tenor de las lesiones que presente la víctima.

Según Xisca Mora, alcaldesa del municipio, los hechos tuvieron lugar el pasado domingo durante una fiesta familiar del club de fútbol. Una celebración donde padres y niños festejaban el inicio de temporada y que tuvo lugar en las instalaciones del campo de fútbol. En una zona apartada, se encontraba un grupo de chicos que comenzaron a molestar a unas chicas.

Éstas fueron a pedir ayuda a los padres y socios del club entre los que se encontraba el jefe de la Policía Local. A pesar de ir de paisano, los agresores conocían perfectamente que se trataba de un agente de la autoridad. Tras recriminar su comportamiento, los chicos se abalanzaron sobre él, le empujaron y lo tiraron al suelo. Acto seguido le propinaron varios golpes.

Dos jóvenes que vieron los hechos se percataron de la agresión y acudieron en auxilio del policía. Finalmente, el grupo violento de adolescentes se marchó. «Lo peor de todo es que después los chicos esperaron al policía en la puerta de su casa para amenazar y que no les denunciara. Es más, le lanzaron piedras al coche. En el interior del vehículo se encontraban su mujer y su hija», señala la alcaldesa.

«Hemos dicho basta. Hay líneas rojas que no se pueden traspasar y esta es una de ellas. Hemos puesto el caso en manos de la Policía Judicial de la Guardia Civil y el Ajuntament de Porreres se personará como acusación particular. El jefe de policía está muy dolorido y afectado psicológicamente, especialmente, porque le esperaron debajo de su casa para agredirlo», concluye Mora.