El detenido saliendo de los juzgados. | Jaume Morey

3

El joven que incendió su casa en s’Arenal de Llucmajor tras amenazar a su expareja en s’Arenal ingresó ayer en prisión por orden del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Palma. El hombre, de 28 años y origen marroquí, está acusado de delitos de incendio y amenazas graves en el ámbito familiar.

La perjudicada, que fue asistida por la abogada Xisca Alorda, recibió una serie de vídeos de su ex por Whatsapp en los que se grababa cogiendo una bombona de butano y quemando el sofá de la vivienda con la goma a modo de soplete. «Me voy a pegar fuego», le dijo. El joven provocó el incendio con la intención de coaccionar a la denunciante para que retomara la relación con él. La pareja, que se había separado recientemente, tiene tres hijas menores de edad en común.

Humareda

Noticias relacionadas

Los hechos sucedieron el pasado martes en torno a las 11.30 horas en el sótano de un domicilio situado en el número 8 de la calle Maria Antònia Salvà. Los vecinos, alarmados por la humareda que salía por un ventanal con rejas, llamaron a Emergencias. Dotaciones de los bomberos de Palma y de Mallorca, Policía Local y Guardia Civil acudieron al lugar para sofocar las llamas y auxiliar a posibles víctimas.

La mujer, en un primer momento, pensó que su expareja se encontraba en el interior y temió por su vida. Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Llucmajor dieron varias batidas por la zona hasta que localizaron al hombre, que se hallaba en la calle Sant Cristòfol y lo detuvieron. El autor del incendio se había refugiado en un bar situado en las inmediaciones de su domicilio. Los daños materiales causados en la vivienda a consecuencia del fuego fueron cuantiosos. El sótano quedó envuelto en llamas en cuestión de segundos.